31 de diciembre de 2013 / 02:44 a.m.

Monterrey.- Las unidades del transporte urbano que no reúnan a simple vista las condiciones adecuadas, serán retiradas de la circulación a partir del primero de enero, anunció el director de la Agencia Estatal del Transporte, Víctor Manuel Martínez, quien advirtió que ese día iniciarán un operativo especial para detectarlas.

En primera instancia, dijo, se buscarán con fallas evidentes, como vidrios quebrados, falta de luces, carrocería golpeada, y se retirarán con grúa para ser llevados al corralón.

"Podremos detectar más fallas cuando se haga la inspección en sus talleres”, explicó, porque entonces pueden  revisar a detalle el estado mecánico que guardan las unidades que están en circulación", dijo el funcionario.

Los camiones que sean detectados con alguna falla visible, se llevarán a los corralones, donde se les revisará de manera exhaustiva, para determinar qué fallas tienen y luego sancionar a los empresarios propietarios, y obligarlos a hacer las reparaciones necesarias.

En otra etapa, se revisarán las unidades en los mismos talleres de las rutas camioneras, para detectar su estado mecánico con mayor profundidad.

Martínez dijo que con la nueva tarifa hay compromiso de los transportistas de dar un buen servicio, y deben empezar por tener unidades en estado adecuado para el servicio.

"Calculando, nosotros, yo creo que es un porcentaje del total de la flota camionera, un diez por ciento que pudiera no reunir las condiciones físicas".

¿Qué deben cumplir los camiones? Primeramente, ser de una antigüedad máxima de diez años, como lo marca el reglamento.

Estar físicamente en buen estado, tener su documentación en regla, tanto la unidad como el operador, que estén limpias, y no presenten daños en vidrios y carrocería.

Aclaró que en algunos casos los camiones son víctimas de vandalismo, y aunque existe tolerancia en ese sentido, tampoco se permitirá que sea pretexto para un descuido.

Sin embargo, los operativos son permanentes, y desde el día 31 de diciembre estarán vigilando que las tarifas se respeten, y en esto se incluye a los taxistas.

Recordó que quienes alteren la tarifa con el pretexto del fin de año, podrían ser sancionados hasta con 250 cuotas de salario mínimo para el conductor y 300 para el propietario del coche.

"A los operadores les decimos que hay mucho trabajo, pueden hacer su día muy bueno, aplicando nomas lo que marca el taxímetro, pero no por unos pesos más que puedan ganarse, pongan en riesgo su trabajo y el patrimonio de los dueños de los taxis".

El director de la Agencia Estatal del transporte instó a los usuarios a no permitir los abusos, y buscar siempre un taxi que dé el banderazo inicial y respete las tarifas.

FRANCISCO ZÚÑIGA