21 de octubre de 2013 / 05:57 p.m.

Monterrey.- Por rehusarse a ser extorsionados por el crimen organizado, un mecánico y su hija, fueron dos víctimas más de la inseguridad que azota desde hace varias semanas a Monterrey y que poco a poco va ganando terreno a las autoridades de Nuevo León.

Alejandro Caballero Sánchez, de 61 años de edad y su hija Cecilia  Caballero Hernández, de 31, pagaron con su vida la falta de operativos y expectativas para reducir el índice delictivo en una ciudad que comienza a perder espacios frente a las bandas criminales.

Ambos fueron encontrados sin vida, la mañana del lunes 21 de octubre del 2013, en el interior de su casa ubicada en la calle Eduardo Martínez y profesor Joél rocha en la colonia Adolfo Prieto.

Cerca de las ocho de la mañana, un hijo del mecánico, fue quien encontró los cadáveres al llegar a la casa para visitarlos.

De acuerdo a las investigaciones, se estableció que los cuerpos del mecánico y su hija, estaban en la sala de la casa; en la escena del doble asesinato trascendió que antes de ser victimado, el mecánico fue atacado a golpes, ya que presentaba hematomas en el rostro.

Por la posición del cuerpo, la policía ministerial del estado, presume que el mecánico fue hincado por él o los asesinos y después le dispararon a la altura de la nuca.

Las detonaciones, según testigos, se escucharon alrededor de las cuatro de la madrugada, pero no reportaron los hechos pensando que se trataba de vándalos que regularmente accionan pistolas en la zona.

Tras el reporte sobre el asesinato, varias patrullas de la policía municipal de Guadalupe llegaron al sitio y por lo menos siete policías uniformados ingresaron a la casa.

Minutos después, unidades de varios grupos de la Agencia Estatal de Investigaciones, se presentaron en la escena y acordonaron el lugar.

Peritos de la Procuraduría de Justicia localizaron casquillos percutidos en el interior de la casa, mientras que familiares de las víctimas permanecieron frente al domicilio a una distancia de 50 metros.

En los alrededores de la casa, la policía ministerial localizó una camioneta Tornado la cual fue robada por los asesinos para darse a la fuga, pero fue abandonada a tres cuadras del lugar.

Durante las pesquisas se estableció que el mecánico, dueño de un taller automotriz en ese municipio, fue amenazado por un grupo de delincuentes, quienes le exigieron pago de piso.

La policía ministerial del estado, logró establecer que el comerciante se rehusó a ser extorsionado y lo anterior se lo comunicó a su familia.

Asimismo, presuntamente hizo del conocimiento de la policía lo que estaba sucediendo, pero la mañana del lunes, la inseguridad lo alcanzó en el interior de su casa.

En el interior de la casa, los detectives en recolección de evidencias, encontraron un narco mensaje con una leyenda para quienes no quieren pagar piso; el cartelón fue fotografiado y asegurado por las autoridades estatales.

Aunado a lo anterior, los efectivos en servicios periciales, buscaron huellas dactilares en mueles, puertas y algunos objetos.

Asimismo, la camioneta fue trasladada a las instalaciones de la Agencia Estatal de Ivestigaciones, donde será sometida a una minusiosa revisión por parte de los detectives para obtener información que de con el paradero de él o los asesinos.

 Asesinan a padre e hija en la Adolfo Prieto

 Redacción