23 de noviembre de 2013 / 09:02 p.m.

Aunque la temperatura no rebasaba los cinco grados centígrados, el calor humano de más de 500 incomparables hizo que los jugadores de Tigres cerraran su preparación rumbo al partido de hoy con la máxima motivación.

El entrenamiento en las canchas de la facultad de medicina comenzó a las 11:00 pero desde media hora antes los aficionados comenzaron a llegar listos para ver de cerca a sus ídolos.

Prácticamente todos los jugadores fueron ovacionados, los goles en la cascarita se cantaron uno por uno y al final el premio para los aficionados fue el autógrafo de algunos jugadores que se acercaron a la malla donde estaban sus aficionados.

"Rivas hazme un hijo", se escuchó de voz de un aficionado que en son de broma le pedía a José Rivas le hiciera un hijo, a lo que "La Palma" solo sonrió.

Incluso el buen ambiente de afuera se notó en la cancha pues las risas fueron el común denominador en los jugadores de Tigres que celebraban casa gol que le anotaban a Danilinho y Hugo Rodríguez, que eran los porteros en la cascarita de ayer.

Sergio "Matute" García y Jesús Dueñas se llevaron una "lluvia" de patadas al anotar gol, lo que demuestra la confianza que en declaraciones han vertido los felinos en poder vencer en cuartos de final al América.

Diego Armando Medina