23 de diciembre de 2013 / 12:45 p.m.

Los agresores se dieron a la fuga a bordo de un automóvil.

Monterrey.- Cuando celebraban el cumpleaños de un niño, una mujer y su suegro resultaron con heridas de bala, al ser atacados por varios taqueros con quienes el hombre y algunos de sus familiares habían sostenido una pelea momentos antes.

Mientras los agresores lograron darse a la fuga a bordo de un automóvil, los dos afectados ingresaron estables al hospital 21 del IMSS, tras ser auxiliados por la Cruz Verde.

Este incidente fue reportado alrededor de las 2:00 horas del lunes en el número 207 de la calle Metalúrgica, casi esquina con avenida De la Industria, en la colonia Barrio de la Industria, de Ciudad Solidaridad, al norponiente de Monterrey.

Como Margarita Torres Eguren, de 30 años de edad, fue identificada la mujer lesionada, mientras que su suegro responde al nombre de Víctor Esquivel Moreno, de 49 años.

De acuerdo con informes policíacos, ella recibió un disparo en el muslo izquierdo, mientras que su familiar político sufrió una herida en el brazo izquierdo.

Como supuestos responsables del ataque, varios testigos señalaron a por lo menos tres sujetos que trabajan en el negocio denominado "Tacos Martínez", cuyo local está ubicado en De la Industria y Cementera, a tres cuadras de donde habitan los lesionados.

Trascendió que poco después de la 1:00 de la mañana se suscitó un incidente afuera del negocio de tacos, donde Víctor y varios de sus familiares discutieron y pelearon con los taqueros.

Sin que se estableciera el motivo de la riña, Esquivel Moreno y sus acompañantes regresaron a la vivienda, donde festejaban el primer aniversario de su nieto Iker Humberto, hijo de su nuera Margarita, "Mague".

Sin embargo, momentos más tarde y a bordo de un automóvil Jetta color azul, llegaron hasta afuera del domicilio los trabajadores de la taquería.

Después de insultar a los organizadores e invitados de la fiesta, uno de los sujetos comenzó a disparar un arma corta, al parecer calibre .9 milímetros, con la que efectuó por lo menos seis detonaciones.

Los proyectiles alcanzaron a hacer blanco en dos de los presentes, aunque estuvo en riesgo la integridad de varios niños que aún estaban en la reunión familiar.

Tras la huida de los agresores, los familiares de los lesionados pidieron el apoyo de la Cruz Verde de Monterrey, arribando rápidamente varios paramédicos a bordo de dos ambulancias.

Ellos les brindaron los primeros auxilios al ama de casa y al suegro de ella, trasladándolos en condiciones de salud estables al hospital de Zona número 21 del Seguro Social.

Instantes después llegaron oficiales de la Fuerza Civil y agentes de la Policía Ministerial, quienes cuestionaron a los testigos y comenzaron la búsqueda de los responsables del ataque.

Agustín Martínez