30 de mayo de 2013 / 01:50 a.m.

Monterrey.- • La Nave Lewis del Parque Fundidora se convirtió en un mar de cabezas que no paraban de moverse de un lado a otro.

Once mil 682 personas sin empleo o educación necesaria para conseguir uno, cifra muy por encima de lo contemplado por los organizadores, se volcaron al programa Nuevo León Sí Estudia Sí Trabaja en busca de una plaza laboral o beca que les permitiera incorporarse a la planta productiva.

Y aunque tuvieron que pasar por una larga fila para ingresar al recinto, estrictas revisiones de Fuerza Civil y otra espera adicional para registrarse, pudo más la necesidad que los obstáculos que los separaban de los módulos instalados por 124 empresas y 110 instituciones educativas.

Al final de la jornada, se informó que ocho mil 60 personas buscaron empleo y tres mil 622 personas solicitaron una beca de estudios y capacitación.

Pero, a diferencia de otros años, miles de jóvenes acapararon las solicitudes, desplazando así a los jefes de familia, que anteriormente integraban el grueso de los asistentes a estas ferias.

"Estamos cerrando filas, esta es la forma, es el camino que Nuevo León ha encontrado y hemos tenido éxito en el desarrollo del mismo", afirmó el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz.

En el evento, se anunció que el estado se convertirá en el centro de un plan piloto que busca implementar el Modelo Dual en todo el país, mediante una asociación de las universidades y las empresas.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social suscribió un convenio con la entidad para iniciar este proceso, que elevará a nivel de obligación el que los estudiantes realicen prácticas en diversas compañías con miras a quedarse en ellas.

"Es la construcción de un modelo de vinculación educación-empresa, que permita por un lado atender de manera puntual y concreta las necesidades de capacitación y formación que demanda el aparato productivo".

"Pero que también permita construir un puente férreo y eficaz para que el estudiante transite exitosamente de la escuela al trabajo", puntualizó José Rubí Salazar, subsecretario de Incursión Laboral.

El esquema ya se aplica con éxito en países como Alemania y, de prosperar en Nuevo León, se replicará en el resto de los estados del territorio mexicano.

Aunque reconoció que a nivel local ya se sigue esta práctica, el gobernador Rodrigo Medina sostuvo que ahora se implementará como una política pública que acortará la brecha entre las escuelas y la planta laboral.

LUIS GARCÍA