6 de julio de 2013 / 07:28 p.m.

Los planes de la directiva de Atlas dieron un giro de 180 grados. Los altos mandos rojinegros tenían en mente sanear las finanzas y pagar el mes de mayo que adeudan al plantel con las ventas a Tigres de los jóvenes Antonio Briseño y Alfonso González, sin embargo, las negociaciones  han terminado, así lo confirmó el presidente de los Zorros Eugenio Ruiz Orozco.

Desde hace un par de semanas ambas directiva comenzaron las pláticas y había un compromiso de palabra para que ambos campeones sub 17 y mundialistas 20 pasaran al cuadro regio para el próximo año, pero las negociaciones se complicaron cuando los tapatíos buscaron una alianza para ser dueños del 50 por ciento de los derechos federativos de los futbolistas.

En los últimos días las pláticas se estancaron en ese punto, y fue en las últimas horas cuando la gente de Atlas dio por concluida cualquier tipo de transacción con la directiva que encabeza el Ingeniero Alejandro Rodríguez.

"Para nadie es un secreto que la negociación con Tigres (por González y Briseño) se rompió, y el ingreso que se tenía previsto por ese concepto simplemente no llegó y se traslada a los jugadores, porque nosotros nada más lo vemos pasar, el recurso no se queda en nuestras arcas, llega al bolsillo de los jugadores.

"Ha habido una serie de circunstancias de distintas naturaleza, de una parte las pretensiones del club (Tigres) de contratar bajo ciertas situaciones que no se pudieron", reveló este día el presidente atlista Eugenio Ruiz Orozco.

El mandamás rojiengro aceptó que este par de fallidas ventas afecta de manera considerable a la economía de su equipo, pues este dinero tranquilizaría al plantel del primer equipo que se negó a viajar hoy a Torreón como medida de presión ante la falta de pagos.  

"Claro, sufre una afectación (en los pagos y planes), pero insistiremos en aterrizar una negociación de esa naturaleza, pero en este momento no se ve viable".

Rigoberto Juárez