2 de diciembre de 2013 / 10:21 p.m.

En un país de vasto territorio y en el que la pasión por el fútbol está ampliamente diseminada, el Atlético Mineiro es uno de esos clubes que han tenido que librar varios combates para ser reconocido como "grande". En Minas Gerais, manteniendo una interminable pugna con Cruzeiro y América durante décadas, que ya ha dado al Galo 42 trofeos, muchos de ellos conquistados durante los periodos hegemónicos de los años 50 y 80. Fuera de las fronteras de su estado, alzó la primera liga brasileña de la historia, en 1971. Después vendrían cuatro subcampeonatos nacionales. En el plano internacional, destacan en su palmarés los dos títulos de la Copa CONMEBOL, en 1992 y 1997.

Después de atravesar una fase complicada en la pasada década, muy alejado de la zona alta, y haber incluso disputado (y ganado) el torneo de la Série B en 2006, el Atlético ha vuelto con fuerza por sus fueros. En 2011 tuvo que luchar de nuevo por evitar el descenso en el Brasileirão, al terminar 15º, pero en 2012 ya batalló por el título, con la llegada de Ronaldinho y otros sensacionales fichajes. Siguiendo las directrices creativas de su entrenador, Cuca, acabó subcampeón, cinco puntos por detrás del Fluminense. Así pues, esta temporada ha dado un paso más, y de la mejor manera posible, al adjudicarse por primera vez la Copa Libertadores.