17 de julio de 2013 / 02:01 p.m.

Monterrey • A las acciones delictivas que orquestó Miguel Treviño Morales, El Z40 en Nuevo León, se suma el asesinato del detective coordinador del área de robos de la Agencia Estatal de Investigaciones, Gustavo Gerardo Garza Saucedo, El Jerry.

Aunque no ha quedado plenamente demostrada su responsabilidad dentro de la reserva de averiguación que las autoridades investigadoras dejaron para complementar el caso, trascendió que fue dicho líder criminal quien ordenó la muerte del jefe policiaco estatal.

Los elementos del grupo de homicidios obtuvieron datos con los que confirmaron que El Z40 fue el autor intelectual del hecho y que lo hizo por venganza.

Esto, debido a que en julio del año pasado, El Jerry encabezó un operativo en el que logró la detención de uno de sus sobrinos, quien fue identificado como Juan Francisco Treviño Chávez, apodado El Quico.

Dicho criminal fue capturado junto con un contador, cuando El Z40, los acababa de comisionar como encargados de la plaza en el estado.

Garza Saucedo concretó esa doble detención en julio del año pasado durante un operativo que realizó en el estacionamiento de la zona comercial Plaza Real.

Horas después de la operación quirúrgica, el sobrino del líder criminal y su contador fueron trasladados a la Ciudad de México, donde son procesados.

Siete meses después, Gustavo Gerardo Garza Saucedo pagó con su propia vida la afrenta que desde agosto de 2012 comenzó a reclamarle El Z40.

Actualmente, por su asesinato, son procesados los ex guardias de seguridad de la colonia donde vivía El Jerry, en Apodaca, Jorge Luis Ortiz Martínez y su ex compañero Leonardo Chávez Hernández.

Así como un presunto delincuente que fue identificado como Juan Jesús Silva Sáenz, quien tenía seis días de haber abandonado el penal del Topo Chico, cuando participó en el asesinato.

REDACCIÓN