Nadia Venegas
2 de septiembre de 2013 / 02:54 p.m.

Tráfico lento y la desesperación de los automovilistas, evidenciado por el sonido del claxon de los vehículos y las maniobras para aligerar su traslado, son las consecuencias que se observan de que la afluencia vehicular sobrepase la capacidad de las principales avenidas del área metropolitana.

 

Cada vez desde más temprano y hasta más tarde, sin importar si se trata de un día laboral o fin de semana, en arterias viales como Gonzalitos, Constitución, Morones Prieto, Paseo de los Leones, Eugenio Garza Sada, Gómez Morín, Lázaro Cárdenas, Manuel L. Barragán, Sendero, entre otras se forman largas filas de vehículos donde, según especialistas, en tramos de paso continuo llega a bajar la velocidad promedio hasta menos de los 10 kilómetros por hora.

 

 

 

Según cifras del Instituto de Control vehicular, en Nuevo León existen registrados cerca de 2 millones 50 mil automóviles, de las que la mayoría están en la zona Metropolitana de Monterrey.

 

Por esta razón la cifra de automóviles supera los 2.8 unidades por familia promedio, es decir, de cuatro integrantes.

 

Según el  Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señalan el municipio de San Pedro es el que tiene más vehículos registrados, seguido por San Nicolás, Monterrey, Guadalupe y Santa Catarina.

 

En menos 3 años se han registrado cerca de 350 mil vehículos motorizados en el padrón vehicular de Nuevo León.

 

Apenas en enero del 2010, se tenían contabilizados cerca de 1 millón 700 mil vehículos, que a principios del 2012 se incrementó a 1 millón 900 mil y para agosto del 2013 ya suma los 2 millones 50 mil vehículos.

 

Esto se ve reflejado en las vialidades, que todos los días prácticamente  se convierten en estacionamientos públicos