9 de agosto de 2013 / 02:43 p.m.

El primero de ellos ocurrió en el municipio de Escobedo el pasado 3 de julio, donde Sahaira Alejandra González Piña fue asesinada por su pareja y su cuerpo abandonado en un registro de Agua y Drenaje de Monterrey.

Luis Erik Lovera Contreras, de 19 años cegado por los celos golpeo a su joven esposa y posteriormente hizo como si ella hubiera sido privada de la libertad, fue descubierto por las autoridades y detenido por la Agencia Estatal de Investigaciones. 

Para el 26 de julio Elizabeth Mendoza Vásquez de 26 años falleció de una puñalada que le propino su esposo identificado como Víctor Torres Pérez de 28 años quien le reclamaba por el cuidado de sus hijos, todo ocurrió sobre la calle Paseo del Milagro, número 1134, en la colonia Paseo de Capellanía, en el municipio de García.

La mujer que aún presentaba signos vitales fue encontrada por la autoridad en una cama y completamente ensangrentada. 

Después el 31 de julio un joven preparatoriano asesino de varias puñaladas a su ex novia, al enterarse que ella sostenía una relación con otra persona, la victima fue Estefanía Carolina Teruel Baena de 18 años de edad, quien formaba parte de un grupo de baile y  encontrada muerta en un campo de futbol, después de que salió con su ex pareja a caminar a un mercado rodante de la colonia Miravista en Escobedo.

Tras cometer el asesinato, Carlos como fue identificado el homicida, publico en su cuenta de facebook sobre el cuerpo de la joven tirado en medio del llano.

El pasado domingo José Natividad López García asesinó por celos a su mujer de 39 a quien ataco en su domicilio, en el municipio de Apodaca, la victima era señalada por su esposo de sostener una relación con otro hombre, debido a que cada vez regresaba mas tarde de su trabajo 

Discutieron durante varias horas y fue cuanto López García la ataco con un cuchillo que le provocó la muerte.

Y el caso más reciente de estos feminicidios en el estado se suscitó en  Salinas Victoria, un hombre cegado por los celos, le propino una puñalada en el pecho a su esposa de nombre Paulina Santos del Ángel, de 22 años.

El homicida identificado sólo con el nombre de Maximiliano, se escondió entre la maleza de un terreno baldío y espero a que su esposa pasara por el lugar.

Un amigo del ahora prófugo, mencionó que ya tenía todo planeado pues pensaba que ella mantenía una relación sentimental con otra persona.

FRANCISCO CANTÚ