25 de abril de 2014 / 07:44 p.m.

México.- En México el comercio electrónico experimenta un crecimiento vertiginioso, ya que las ventas de productos y bienes de consumo aumentaron 42 por ciento, así lo destacó el vicepresidente del Sector Consumo en DHL Supply Chain México, Juan Carlos Aderman, con base en cifras de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI).

Precisó que en el mismo estudio se afirma que de los más de 45 millones de internautas en la República Mexicana, 39 por ciento realiza compras en línea de manera habitual cada mes, 4.0 por ciento más que en 2012.

En un estudio, Aderman subrayó que en la era digital los consumidores pueden comprar en cualquier momento y en cualquier lugar.

Además, aseguró que están dispuestos a respaldar o condenar a un producto en las redes sociales y disfrutan de acceso a un sinnúmero de canales de compra.

El directivo de DHL mencionó que el comercio electrónico móvil representa actualmente alrededor de 20 por ciento de los flujos de comercio mundial.

Ejemplificó que en Estados Unidos se espera que para el año 2016 los dispositivos móviles influyan en más del 2 por ciento de las ventas al menudeo.

Juan Carlos Aderman subrayó que el Banco Mundial predice que para el año 2030, más de mil millones de personas en los países en desarrollo pertenecerán a la clase media.

Muestra de ello es que los niveles de ingresos en los mercados emergentes aumentaron 96 por ciento entre 2000 y 2010, y se espera que aumenten otro 45 por ciento de 2010 a 2016, lo que impulsará una ola de consumo para todo tipo de mercancías en nuevos mercados.

Ante esta situación, Aderman aseguró que el reto es responder con un “nuevo” modelo de suministro, versátil y resiliente, relacionado con la capacidad de adaptación de la cadena de suministro para enfrentar imprevistos y cumplir con los cambios en los patrones de demanda.

Señaló que la distribución debe servir al comportamiento del consumidor, proporcionando respuestas adecuadas y altamente adaptables a sus demandas.

Lo anterior con el objeto de que los minoristas, así como los fabricantes de bienes y productos de consumo, evalúen sus procesos logísticos en busca de un portafolio de opciones con tolerancia al riesgo y flexibilidad, sin pagar altos costos.

"En este sector industrial es más importante tener una escala de operación y contingencia, así como una amplia capacidad de reacción, más que tener una gran cantidad de activos fijos que puede ser limitativa en ciertas situaciones", expuso el Vicepresidente del Sector Consumo en DHL Supply Chain México.

Aseguró que es la forma en la que se inyecta la flexibilidad necesaria para que la cadena de suministro cumpla con los desafíos presentados por un consumidor cada vez más dinámico.

Notimex