20 de febrero de 2013 / 01:08 p.m.

Monterrey • Diputados locales proyectan aprobar este miércoles un aumento salarial de tres mil 500 pesos mensuales, dando marcha atrás a la propuesta inicial de un incremento de entre 10 y 13 por ciento... pero éste irá de la mano de la asignación de un monto de 35 mil pesos mensuales como bono de gestoría.

De esta forma, de ser aprobadas las medidas, cada diputado local estaría recibiendo a partir de marzo casi 115 mil pesos cada mes.

Tras las críticas recibidas por organizaciones civiles y empresariales, luego de que MILENIO Monterrey revelara el proyecto de los líderes de las cinco bancadas que conforman el Congreso local de recetarse un incremento de hasta 10 mil pesos mensuales, diputados locales decidieron dar reversa a la propuesta y solamente quedarse con una actualización salarial con base en la inflación, equivalente a cuatro por ciento mensual.

La información salió a la luz pública el pasado mes de enero, sin embargo, tras la revelación de la información, los líderes de bancadas, principalmente del PAN y del PRI, retrasaron la decisión hasta este miércoles cuando se proyecta dar el paso final para aplicar el incremento salarial a partir de marzo de este año.

Cabe destacar que el aumento tendrá el carácter de retroactivo, es decir, los diputados recibirán lo equivalente a los meses de enero y febrero por concepto de actualización salarial.

En total, a partir del mes de marzo, cada diputado pasará de ganar 76 mil 400 pesos mensuales a recibir 79 mil 900 pesos cada 30 días, antes del rebaje de impuestos.

La aprobación de este aumento está planeada para realizarse durante la sesión de la Comisión de Coordinación y Régimen Interno (Cocri) que reúne a los líderes de las cinco bancadas que conforman el Congreso local, pero que había sido convocada inicialmente para otro tema.

Se trata de la asignación de los montos mensuales de los denominados bonos de gestoría, y que, según fuentes al interior del Congreso del Estado, equivaldría a los 35 mil pesos mensuales, según la última propuesta emanada de la Cocri.

Fue durante la Legislatura número 70 cuando se instituyó como obligación constitucional la gestoría, y se les asignó un presupuesto a los diputados cercanos a los cinco mil pesos para esta tarea.

Estos bonos fueron polémicos en su momento y se retiraron por el mal manejo que se les dio, ya que eran utilizados por los diputados para comprar ropa, zapatos, pagar comidas, e incluso utilizarlos muy comúnmente para las cuentas en bares y cantinas, lo cual dista del uso que debería de dársele.

Buscando prevenir que la historia se repita, este lunes el Comité de Administración que encabeza el diputado local del PRI, Carlos Barona, establecieron los lineamientos finales para la aplicación de estos recursos, es decir, lo que se podría y lo que no se podría hacer con ellos, último paso que faltaba realizar para hacer efectivos estos bonos y sólo dar cabida a la asignación de un monto.

Salen caros

De autorizarse los ajustes en los sueldos y del bono de gestoría, cada diputado local le costará al erario 115 mil pesos mensuales, o lo que es lo mismo, un millón 380 mil pesos al año, cifra que si se multiplica por los 42 diputados locales que tiene Nuevo León equivale a un gasto del Congreso de 57 millones 960 mil pesos anuales.

En lo que se refiere únicamente al sueldo de los parlamentarios, a partir de marzo, cada diputado pasará de ganar 76 mil 400 pesos mensuales a recibir 79 mil 900 pesos, antes del rebaje de impuestos. Los legisladores consideraron que sólo se debían aumentar lo concerniente al índice de la inflación.

REYNALDO OCHOA