26 de marzo de 2013 / 10:47 p.m.

Un gol en el tiempo de descuento de David Alaba otorgó a Austria un valioso empate en hoy Dublín (2-2), ante una Irlanda que se echó atrás en cuanto remontó el marcador, pero que no supo mantener su ventaja, lo que empaña sus esperanzas mundialistas.

Todo lo contrario que Austria, que se coloca, al menos hasta junio, aunque con un partido más que Suecia, en la segunda posición del Grupo C de clasificación para Brasil 2014, lejos, no obstante, de la ya inalcanzable Alemania.

El partido era, prácticamente, de autoeliminación, ya que tanto los centroeuropeos como Irlanda llegaban a esta cita igualados en la tercera plaza, a un punto de los nórdicos, y aunque los "verdes" no están totalmente descartados la diferencia de goles con Austria es significativa.

Además, el jarro de agua fría que se llevaron los seguidores irlandeses en el tiempo de descuento fue mayúsculo, después de permanecer por delante del marcador durante casi todo el encuentro.

No obstante, fueron los visitantes, espoleados por el 6-0 que endosaron el viernes a la Islas Feroe, los que se desplegaron con confianza sobre el frío césped del Aviva en los primeros minutos de juego.

Tocaba con velocidad y precisión la poblada media que dispuso el técnico Marcel Koller, con solo Philipp Hosiner en punta para tratar de cazar algún pase y atosigar a la defensa local.

Lo logró en el minuto once, cuando Zlatko Junizovic aprovechó un error garrafal de Ciaran Clark en su propia mitad. El medio del Werder Bremen enfiló tras el robo la portería de David Forde y conectó con un pase atrás con Martin Harnik, quien sin apenas oposición adelantó a su equipo en el marcador.

A Austria se le empezaron a congelar las ideas cuando empezó a nevar sobre Dublín, al mismo tiempo que Irlanda comenzaba a presionar la salida del balón rival.

Cada robo de balón se convertía en un pase largo para la carrera del extremo James McClean o para el ariete Shane Long, que en uno de esas cabalgadas forzó un penalti a los 25 minutos.

Lo transformó Jon Walters, un delantero corpulento reconvertido en centrocampista de brega por el técnico de Irlanda, muy al gusto del italiano Giovanni Trapattoni.

El propio medio aprovechó su musculatura para hacerse un hueco en el área rival tras un saque de córner lanzado con precisión en el tiempo de descuento por Glen Whelan, que le puso el balón perfecto para que el jugador de Stoke City confirmara la remontada con su doblete.

Siguió nevando a rachas en la reanudación, imitando el juego de una Irlanda intermitente, que continuó confiando en los balones largos a Long y las internadas de McClean.

El problema es que, a medida que pasaban los minutos, los chicos de verde fueron cediendo cada vez más terreno, hasta ceder prácticamente la pelota a los austríacos.

Tampoco ayudaron los cambios de Trapattoni, pues cada sustituto añadía capacidad defensiva, en lugar de mordiente.

Aunque no había demostrado hasta entonces puntería, a nadie extraño que, con tanta visita a la fuente, el cántaro se rompió al final a favor de Austria con un disparo lejano de Alaba que sorprendió a Forde y dejó helados a la afición irlandesa.

 

Ficha técnica:

2 - Irlanda: Forde; Coleman, O'Shea, Clark (St. Ledger, m.71), Wilson; Walters, Whelan, McCarthy, McClean; Sammon y Long (Green, m.83).

2 - Austria: Lindner; Garics, Pogatetz, Dragovic, Fuchs; Arnautovic, Junuzovic (Baumgartlinger, m.27), Kavlak (Weimann, m.68), Alaba, Harnik; y Hosiner (Janko, m.62).

Goles: 0-1. min.11, Harnik; 1-1: min.25, Walters; 2-1: min.46, Walters. 2-2: min 92, Alaba.

Árbitro: Marijo Strahonja (CRO). Amonestó a James McClean, John O'Shea, Veli Kavlak y Shane Long.

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada del Grupo C de la fase de clasificación para el Campeonato del Mundo de Brasil 2014, disputado en el estadio Aviva de Dublín ante unos 40.000 espectadores.

EFE