30 de agosto de 2013 / 02:54 a.m.

Ahorita el béisbol esta en boca de todos, pero para el receptor de Auténticos Tigres Daniel Lozano la pelota caliente le trae uno de sus más memorables recuerdos. En el 2004 representó a México en el mundial de ligas pequeñas de béisbol en Williamsport, Pensilvania, donde se dio la inolvidable actuación de los niños campeones en la década de los 50's.

Si bien Lozano no ganó el campeonato con la liga de Linda Vista, se trajo el cuarto lugar desempeñándose como segunda base y catcher "de verdad fue una experiencia única, no muchos pueden vivirla y para mi es todo un orgullo", nos presume viendo su antiguo casco y gorra.

"Yo hacía futbol americano, pero un tío vio aptitudes en mi y me llevaba a escondidas a entrenar", recuerda entre risas aquella etapa. Al regresar del mundial dejó de practicarlo profesionalmente y se dedicó a la adrenalina del americano "me desesperaba esperando mi turno al bate, es un deporte más pasivo y necesitaba algo donde drenar toda esa hiperactividad y el americano se me hace un deporte muy impactante".

Un buen cambio, pues Lozano se ha convertido en un receptor esencial para los Tigres. Lleva 2 bicampeonatos, 2 tazones nacionales y aspira a ser tomado en cuenta para el Mundial de futbol americano a realizarse en el 2014 "es lo único que me falta", agregó.

No se siente presionado por las 2 derrotas en los partidos de pretemporada "los resultados se irán dando solos al corregir los errores" y no olvida que su experiencia en el diamante le ha dado ese plus en el campo en cuanto a habilidad y reflejos en las jugadas.

Johanna Peña