31 de julio de 2013 / 01:24 p.m.

México• El Gobierno del Distrito Federal (GDF) confirmó el hallazgo de un auto abandonado frente a los juzgados del Reclusorio Oriente, en el que había dos cohetones, tres luces de bengala y rastros de una explosión menor, además de una manta con amenazas de integrantes de la organización delictiva Nueva Generación.

A las 11:30 horas del sábado pasado, cuando centenas de personas esperaban ingresar al reclusorio para visitar a sus familiares, las autoridades penitenciarias fueron alertadas de la explosión, la cual quedó atendida en primera instancia por los policías de la patrulla A-4035.

Por la emergencia y para investigar los hechos, fue requerida la presencia de los bomberos y del Ministerio Público de la agencia ocho investigadora de la fiscalía desconcentrada en Iztapalapa.

Lo elementos encontraron que un vehículo Volkswagen tipo Bora, color arena, y placas 438 XVK tenía daños parciales en las vestiduras y su carrocería.

La información que envió el subdirector de Seguridad del Reclusorio Oriente, Mario Márquez, al director de Seguridad Penitenciaria del DF, Juan Francisco Flores Bernal, confirmó el incidente.

“Hago del conocimiento de usted, que siendo las 11:30 horas del (27 de julio) en la avenida Reforma, frente a los juzgados penales y federales, se registró una explosión en un vehículo de la marca Bora, color arena, placas de circulación 438 XVK del Distrito Federal.

“Por lo que de inmediato acudió al lugar personal de seguridad pública de servicio en el exterior de este reclusorio, quien al llegar al lugar de la explosión localizó una manta en el vehículo antes mencionado, solicitando la presencia de los vulcanos y del personal de la Procuraduría y del Agrupamiento Fuerza de Tarea”, explica el oficio en poder de MILENIO.

El grupo delictivo acusa al director del penal, Hermilo Velázquez Patricio, de participar en presuntos actos de corrupción, como la venta de estancias del dormitorio 2, considerado de privilegio, pues no hay sobrepoblación y tiene todos los servicios públicos, además de contar con vigilancia permanente.

Los inconformes también denunciaron supuestos abusos que cometen los elementos del Grupo Táctico Tiburón, durante sus intervenciones nocturnas.

Hechos aislados

Al respecto, el secretario de Gobierno del DF, Héctor Serrano, confirmó el hecho y anunció que ordenó una investigación de las actuaciones que han tenido los funcionarios del Reclusorio Oriente, a fin de deslindar alguna responsabilidad administrativa o penal.

Advirtió que los explosivos eran tres luces de bengala y dos cohetones conocidos como huevos de codorniz, aunque los daños, según las fotografías a las que tuvo acceso MILENIO, son evidentes.

Serrano insistió que estas amenazas son hechos aislados, pues hasta el momento no tienen indicios que otros funcionarios hayan recibido denuncias anónimas acompañadas de explosivos.

“El que se lo atribuyan (el atentato) no quiere decir que sea cierto, se trata de una atención mediática lo que quisieron hacer estas personas. Yo quisiera reiterar que aquí, en la ciudad de México, no operan grupos del crimen organizado. Para mí es un incidente aislado con una cartulina mal hecha”, puntualizó el funcionario.

LETICIA FERNÁNDEZ