31 de diciembre de 2013 / 03:28 p.m.

Monterrey.- Cuando su vehículo era remolcado por una grúa debido a una falla mecánica, una familia vivió momentos de terror, pues otro automovilista aparentemente alcoholizado los impactó en forma aparatosa.

Los afectados estaban dentro de su propio coche y una niña de 10 años quedó atrapada y con diversas lesiones; sus padres y dos hermanitos sufrieron golpes y fueron hospitalizados.

El percance tuvo lugar casi a la medianoche del lunes sobre la avenida Miguel Alemán a la altura de la calle 2, frente a la colonia Arboledas de Linda Vista, en Guadalupe.

Los integrantes de la familia fueron identificados como Alberto Hernández Nava, de 31 años de edad; su esposa Ariana Ramírez, de 30, así como sus hijos María Fernanda, Alberto y Emiliano, de 10, cinco y un año, respectivamente.

Ellos viajaban en una camioneta Renault Kangoo tipo panel, color blanca y con placas de Nuevo León, la cual quedó en la parte superior de la plataforma de la grúa, a causa del impacto.

Dicha unidad había registrado una falla mecánica cuando regresaban a su domicilio, ubicado en la colonia Fresnos del Lago, en San Nicolás.

Por su parte, el supuesto responsable del accidente responde al nombre de Pablo de la Cruz Carrizales, de 45 años.

El sujeto, presuntamente bajo los efectos del alcohol, se desplazaba a exceso de velocidad en un automóvil Mercury Sable color gris, con matrícula de esta entidad.

Iba de oriente a poniente por el carril de la derecha, pero no se percató de que el operador de la grúa realizaba maniobras para remolcar a la camioneta Kangoo.

La familia estaba dentro de su unidad, protegiéndose de la lluvia, cuando sobrevino el estrellamiento que los dejó en la parte alta de la plataforma.

Paramédicos de la Cruz Roja arribaron en forma oportuna y auxiliaron a los afectados, principalmente a María Fernanda, quien quedó atrapada.

Ella, sus papás y sus hermanos, quienes sufrieron sólo golpes diversos, fueron trasladados en condiciones estables al hospital de Zona número 21 del Seguro Social.

Del caso, ocurrido a unos 200 metros del arroyo La Talaverna, cerca de los límites con San Nicolás, tomaron conocimiento oficiales de Tránsito y Vialidad de Guadalupe, quienes turnarían el expediente al área de asuntos viales de la Procuraduría de Justicia.

Redacción