25 de julio de 2013 / 09:22 p.m.

Monterrey.- • La inseguridad obligó a tomar medidas contra los conductores que circulaban con vidrios polarizados con el fin de detectar fácilmente quien viaja en el interior, sin embargo, esta medida quedó en el olvido.

Al realizar un recorrido por diferentes avenidas se pudo constatar que algunos automovilistas buscan protegerse del sol con algún polarizado o una especie de mallas.

"Pues creo que debe ser permitido hasta cierta medida para que beneficie a quienes no tienen clima y les da el sol, además, con este calor creo que sí debe ser permitido, pero eso no indica que haya disminuido la inseguridad", mencionó un automovilista.

Para algunos esto debe ser permitido porque es una necesidad, mientras que otros señalan que la situación en Nuevo León no ha cambiado y un auto con polarizado siempre es sospechoso, aún cuando en ocasiones quienes viajan son policías.

"Pues es que depende por donde los veas, dejas algo en el carro y te lo roban porque se ve todo para adentro, y cuando vas en la carretera solo, se dan cuenta porque no está polarizado, pero tú tampoco puedes ver quien va en un carro con estas características", mencionó un automovilista.

En el año 2011, el Consejo de Coordinación de Seguridad Pública del Estado determinó aplicar multas a quien tuviera vidrios polarizados, la medida entró en vigor en el mes de junio con sanciones desde 4 mil hasta 8 mil pesos.

Algunos municipios iniciaron campañas para retirar gratuitamente los polarizados, y aquellos que sorprendían en la calle se les aplicaban la multa dándole oportunidad de retirarlo en 15 días.

Las únicas condiciones en que se aceptarían polarizados es cuando el vehículo viene directamente de agencia y en caso de que el conductor presente un problema en la piel.

ZYNTIA VANEGAS