11 de enero de 2013 / 01:36 a.m.

Santa Catarina.- • Las autoridades investigadoras tratan de esclarecer el caso de una joven aparentemente afectada de sus facultades mentales que fue encontrada en el fondo del arroyo El Obispo, en Santa Catarina, luego de que cayera de un puente vehicular.

Las primeras versiones señalan que aparentemente la afectada, quien sufrió diversos traumatismos, se arrojó por voluntad propia, pues ninguna persona observó algún problema o incidente violento previo al hallazgo.

Este caso fue reportado alrededor de las 15:00 horas de este jueves, en la avenida 20 de noviembre y la calle 25 de mayo en la colonia Trabajadores, en los límites territoriales de Santa Catarina y San Pedro Garza García.

Como María Isabel Gamboa Mendoza de 24 años de edad fue identificada la joven lesionada, quien según trascendió tiene su domicilio en la colonia La Fama.

Gamboa Mendoza sufrió golpes diversos principalmente en las piernas y los brazos al momento de caer del puente hacia el arroyo El Obispo, de una altura superior a los cinco metros.

Según las primeras versiones, la mujer fue vista por varios peatones quienes llamaron de inmediato a la policía municipal y a las corporaciones de auxilio al percatarse de que estaba en el suelo y casi no se movía.

Al sitio arribaron elementos de la dirección de Protección Civil municipal y de la Cruz Roja metropolitana, cuyo personal, con la utilización de equipo de cuerdas, arneses, y camilla rígida lograron rescatarla y posteriormente la trasladaron al hospital de Zona número 21 del Seguro Social.

Según los datos aportados al respecto, la afectada ingresó en condiciones de salud estables a dicho nosocomio, aunque tendría que ser sometida a los estudios radiológicos correspondientes.

Familiares de María Isabel manifestaron ante las autoridades que ella padece desde hace varios años de sus facultades mentales, por lo que constantemente sufría de crisis y mostraba aparentes intenciones de atentar contra su propia integridad física.

En un principio y mientras era auxiliada, la mujer aseguró llamarse Laura Guerrero Salazar, pero esa información fue descartada tras la versión de los familiares quienes adjudicaron la actitud de la joven al trastorno mental mencionado.

AGUSTÍN MARTÍNEZ