23 de enero de 2013 / 01:44 p.m.

Santa Catarina.- La Procuraduría de Justicia realizó una diligencia de inspección en el caso del estudiante de FIME de la Universidad Autónoma de Nuevo León, que fue asesinado a balazos por elementos de la Policía de Santa Catarina, con el fin de conocer la trayectoria de los proyectiles y conocer en el sitio la versión de los presuntos responsables.

Cerca de las 22:00 horas el personal especializado en balística, el Ministerio Público, elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y los tres preventivos que están arraigados, llegaron al cruce de las calles Tercera Poniente, entre Paseo Arbolado y “D” Poniente, en la colonia López Mateos.

Ahí fue atacado a tiros Adrián de Jesús González Villarreal, de 20 años y su novia Gladis Soto Gallegos, muriendo el joven en el Hospital Universitario.

Ellos viajaban a bordo de un auto Jetta en color rojo con placas SJY-87-41, quedando detrás del coche la patrulla 229 de la Policía de Santa Catarina.

La mecánica que se llevó a cabo tipo reconstrucción de hechos, contó con la presencia de los tres policías acusados del homicidio, del cual se estableció, dos de ellos accionaron sus armas de cargo.

Ellos fueron llevados hasta la unidad policiaca en que viajaban al momento de lo sucedido, es decir, en los primeros minutos del pasado 12 de enero.

Se les observó portando a uno de ellos playera azul, uno más una roja y el otro blanca, explicando a las autoridades lo que realizaron en ese entonces y en qué posición iban en la patrulla.

Uno de los de Servicios Periciales hizo el simulacro del conductor hoy occiso, mientras sus compañeros tomaban las fotografías necesarias.

Pasada la una de la mañana los policías fueron retirados de la escena del crimen y las autoridades fueron recogiendo los utensilios que llevaron al sitio.

Con esta diligencia, se espera se establezca y robustezca aún más, que los policías quienes son ex militares, presuntamente actuaron con un procedimiento incorrecto asesinando al joven y lesionando a su novia, luego de un supuesto reporte de detonaciones de arma de fuego en esa área de la colonia.

IRAM OVIEDO