8 de marzo de 2013 / 12:58 a.m.

Monterrey.- • Diputados locales avalaron la posibilidad de que el municipio de Monterrey proceda penalmente en contra del Juez de Distrito que otorgó un amparo al casino Foliatti en base a un permiso apócrifo de uso de suelo, y pidieron esclarecer si un ex funcionario del municipio intervino en este proceso.

Legisladores del PRI y del PAN coincidieron en que independientemente si se tratara de un juez, de un ex funcionario o incluso algún funcionario de la administración actual, quien tenga relación con los permisos apócrifos de casinos detectados por la administración de Monterrey: “deben ser sancionados” incluso penalmente.

Francisco Cienfuegos, presidente de la Comisión de Justicia y Seguridad en el Congreso del Estado coincidió en que se deben revisar ambas posibilidades y sancionarse, independientemente del estatus del funcionario involucrado.

“Toda irregularidad, todo acto de corrupción debe ser sancionado, independientemente si se trata del Poder Judicial, sea la autoridad municipal, que son los que están implícitamente involucrados en que este establecimiento esté operando, debe de cumplirlo, y si no, si se detecta algún acto de corrupción debe ser sancionado”.

Incluso se sumó al llamado para que el Poder Judicial realice la revisión también del juez que otorgó el amparo para que este casino reabriera sus puertas pese a haber sido cerrado por el municipio.

“Que haga una revisión a este posible acto de negligencia y que se encuentre si existe o no una irregularidad y de existir; sea por corrupción o por alguna otra negligencia, debe ser sancionada, sea un juez, o sea del mismo municipio”, dijo.

Por su parte, el diputado local del PAN, Enrique Barrios Rodríguez, coincidió en que el municipio debe proceder, incluso penalmente, en contra tanto del ex funcionario encargado de falsificar el documento, en caso de que así fuera, como contra el juez que concedió el amparo.

“Me parece que deberían castigar incluso penalmente a cualquier ex funcionario que esté falsificando permisos y vendiéndolos a cualquier tipo de negocios, yo aplaudo la decisión de Monterrey y estoy seguro que la investigación va a esclarecer quien fue el que fabricó ese permiso falso”.

“Si el juez tuvo conocimiento anterior, de que era falso, también hay recursos que ejercer, en contra del juez de distrito”.

La Contraloría de Monterrey abrió una investigación para determinar si la actuación del ex funcionario de la Secretaría de Desarrollo Urbano permitió al casino Foliatti operar con un permiso apócrifo y, recientemente, obtener un amparo de la autoridad federal, mientras que el municipio anunció que procederá legalmente en contra del juzgador que otorgó el amparo.

REYNALDO OCHOA