15 de enero de 2013 / 03:21 p.m.

Monterrey Aunque no quiso adelantar por el momento si la avenida Ocampo será cerrada a la circulación ante la ampliación de banquetas en la misma, el urbanista y asesor del Implan, Gabriel Todd, dijo que esa arteria tendrá grandes modificaciones, pues se pretende unir con el pabellón que se construye en el cruce de Juárez.

Destacó que el proyecto de Monterrey Histórico comprende cierre de algunas vialidades, tener mayor convivencia, mantener una limpieza en el sector y atender el tema de la seguridad con la policía turística.

“Se está estudiando esas cuestiones, hay algunos proyectos que no quiero adelantar sobre el mismo que está muy interesada en llevar la gente del pabellón; somos conscientes de que la vialidad en el centro de Monterrey finalmente tiene ejes que son intocables, pero tenemos que buscar un equilibrio entre la escala humana y vehicular, se hará lo que se tenga que hacer.

“La calle Ocampo tiene espacio para una nueva regeneración, para una nueva visión y entender que Ocampo pega en la Macroplaza, no es Constitución, o no es Cuauhtémoc, los ejes principales hay que cuidarlos, pero buscando el equilibrio, vendrán las ampliaciones en su momento con el apoyo de los hoteleros”, expresó el asesor de la administración municipal.

Mencionó que este plan de Monterrey Histórico abarcará las áreas de desarrollo humano y social, desarrollo urbano y medio ambiente y el tema de la inseguridad.

Todd destacó que no se incluirá el comercio informal en dicha zona hotelera, y por ejemplo, a la altura de Juan Ignacio Ramón y Juárez, se tendrá que trabajar de manera detallada, pues es el lugar donde más comerciantes hay.

“De ninguna manera se habla de incluir el comercio informal, para nada, sino hacer lo más formal que se pueda”, apuntó el urbanista, quien en el municipio de San Pedro se desempeñó al frente del Implan.

Gabriel Todd mencionó que se incluye otro proyecto para el centro comercial Morelos, pero ése es por parte del Gobierno estatal y no podía adelantar en qué consistiría.

— MARILÚ OVIEDO