19 de junio de 2013 / 12:35 a.m.

Monterrey.- • El decrecimiento que se dio en el empleo durante el mes de mayo se debe principalmente a factores macroeconómicos, pero también a la falta de acción del Gobierno federal en su programa de obras, consideraron los empresarios.

Aunque desde principios de año se venían manejando números bajos en el crecimiento del Producto Interno Bruto, es hasta mayo cuando esto se refleja directamente en el número de plazas laborales, pues se perdieron casi 700.

Guillermo Dillon Montaña, director de la Cámara de la Industria de la Transformación (Caintra), y José Mario Garza Benavides, director de la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex) coincidieron en que si bien la seguridad es un factor importante para la inversión, no es el responsable de la baja en el empleo en el estado durante mayo.

"Estos números responden más a la dinámica macroeconómica nacional, al gasto público del Gobierno Federal, a la situación de la vivienda, que no hay que olvidarnos de los cambios que hubo en la reglamentación del Infonavit, y también al entorno internacional", puntualizó Dillon M Hay cautela en los mercados internacionales, y en México el Gobierno Federal no ha arrancado obra pública, en tanto que estados y municipios no la reactivan por el endeudamiento que tienen.

"La obra pública trae una derrama económica para las comunidades que participan, y todas las industrias y sectores que están directa o indirectamente vinculados, y bueno, si se frena la obra pública, se afecta a la economía", aseguró.

En esto coincidió el director de la Confederación Patronal Mexicana, José Mario Garza Benavides, insistió en que son varios factores lo que han provocado esta baja en el empleo, que se preveía a lo largo del año, conforme se veía un menor crecimiento del PIB.

Pero también influye, al menos en caso de Nuevo León que no se han dado factores que incentiven la generación de plazas laborales.

"Y no más impuestos por la generación de los mismos, como fue el caso de Nuevo León, de castigar del dos al tres por ciento la generación de empleo, cuando hoy tenemos una de las tasas más elevada en la historia en materia de desempleo".

Esa es una tarea que debe hacer el Estado. "Hoy el Gobierno tendría que estar replanteándose cómo incentivar, cómo desarrollar un entorno que favorezca la actividad empresarial y, en ese sentido, acelerar el gasto de inversión en la obra pública", indicó Garza Benavides.

Otro de los factores que urge cambiar, son los programas de apoyo del Gobierno federal para los empresarios, creados para una situación de pleno empleo, como se vivía hace diez años , no para los tiempos de crisis que vivimos.

FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL