30 de junio de 2013 / 05:02 p.m.

 El belga Jan Bakelants se desprendió del pelotón cerca de la meta para ganar el domingo la segunda etapa del Tour de Francia y se apoderó de la casaca amarilla de puntero por primera vez en su carrera deportiva.

Bakelants, de RadioShack, atacó faltando unos pocos centenares de metros y aguantó el embate del velocista eslovaco Peter Sagan.

"Es difícil creer lo que ocurrió hoy; es fantástico", dijo el vencedor, a quien le habían operado una rodilla este año. "Hoy podría ser la primera y última vez que luzca la casaca amarilla".

El velocista alemán Marcel Kittel empezó la jornada en la delantera después de ganar la caótica etapa del sábado empañada por un choque múltiple, pero las colinas se hicieron sentir y terminó a 18 minutos del puntero en el puesto 169.

"Es una etapa difícil y soy velocista", explicó Kittel, que retuvo la casada verde de los velocistas. "Se me pone la carne de gallina cuando subo la montaña. Había tanta gente gritando mi nombre. Pero hoy anticipaba perder la casaca amarilla".

El tramo de 156 kilómetros (97 millas) comenzó en Bastia y después de cuatro escaladas moderadas terminó en Ajaccio, donde nació Napoleón Bonaparte en 1769.

La última escalada del día en Cote du Salario fue más breve que las otras pero mucho más empinada.

Cuando el pelotón llegó al pie de la montaña, Kittel y el velocista británico Cavendish estaban entre un pequeño grupo de ciclistas que quedaban cada vez más rezagados.

El español Juan Antonio Flecha y el francés Cyrille Gautier atacaron en el ascenso final, y el favorito Chris Froome lanzó un ataque sorpresivo detrás de Gautier cuando este quiso escaparse. Pero la embestida de Froome no prosperó cuando el pelotón principal lo alcanzó.

Un día después que chocaron más de una docena de pedalistas, un pequeño perro blanco se cruzó en el camino a 4 kilómetros (2,5 millas) de la meta y por muy poco se evitó una situación peligrosa. El can alcanzó la otra orilla del camino apenas antes del paso del pelotón.

La tercera etapa del lunes será la última en Córcega y será nuevamente con cuatro escaladas moderadas en un trayecto de 145,5 kilómetros (90 millas) entre Ajaccio y Calvi.

AP