19 de abril de 2013 / 12:19 a.m.

Monterrey.- Con cuatro heridas en las piernas resultó un vendedor ambulante al ser atacado a balazos por un desconocido en el mercado Fundadores, en el centro de Monterrey.

Al tratarse de un sitio concurrido, el caso provocó una fuerte movilización de elementos policiacos, pero no se detuvo al agresor y hasta el momento se desconoce el motivo del ataque.

Los hechos fueron reportados alrededor de las 16:30 horas en uno de los pasillos de la plaza comercial, que se localiza en la calle 5 de Mayo, entre Cuauhtémoc y Jiménez.

En ese lugar fue auxiliado el comerciante informal Alberto García Nava, de 42 años de edad, quien es conocido en esa zona como "El Bara".

Trascendió que el hombre se desempeña desde hace varios años como vendedor de tortas y aguas frescas entre clientes y locatarios del referido mercado.

Fuentes policiacas manifestaron que García Nava se encontraba solo en un pasillo que desemboca en la calle 5 de Mayo, en un área donde la mayoría de los locales estaban cerrados y había poca gente.

De pronto llegó hasta él un individuo moreno, de complexión media y de entre 35 y 40 años de edad.

El desconocido sacó una pistola escuadra y le disparó a corta distancia al comerciante, quien forcejeó con su agresor, en un afán por salvar su vida.

Después de dejarlo herido en ambas piernas, el atacante se retiró corriendo hacia la calle, mientras algunos comerciantes se mantenían refugiados en sus módulos.

Paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana arribaron al lugar y le brindaron los primeros auxilios a "El Bara", a quien trasladaron al Hospital Universitario para su adecuada atención.

Se dio a conocer que el afectado presentaba dos disparos en cada una de sus extremidades inferiores y que sus condiciones de salud fueron reportadas estables.

Por su parte, elementos de la Policía Ministerial y de Servicios Periciales iniciaron las investigaciones.

Los ministeriales entrevistaron a locatarios de esa área, con el fin de allegarse datos que permitieran identificar al pistolero.

Por su parte, los peritos recogieron como evidencias por lo menos 13 casquillos percutidos calibre .45, así como una gorra beisbolera color verde que pertenecía al agresor.

Personas que se desempeñan en la plaza comercial señalaron que sólo conocen de vista a "El Bara", pues a diario les ofrece tortas y aguas frescas tanto a ellos como a la clientela. 

Redacción