— REDACCIÓN
2 de enero de 2013 / 01:47 p.m.

Guadalupe  Un hombre perdió la vida y otro resultó herido cuando dos desconocidos ingresaron a un bar y realizaron disparos con armas largas, la noche del martes en Guadalupe.

La víctima mortal quedó con un disparo en la parte baja de la espalda, mientras que el otro afectado sufrió heridas en una rodilla y un brazo.

Los hechos acontecieron poco antes de las 22:00 horas en el interior del restaurante-bar La Faena, que se ubica en la avenida Pablo Livas y Magnolia, en la colonia Mirasol.

Cerca de la barra quedó el cuerpo de Francisco Hernández Torres, de 42 años de edad y quien tenía su domicilio en la colonia Héctor Caballero, en Juárez.

Por su parte, el herido fue identificado como Francisco Javier Medrano Salazar, de 34 años y quien fue trasladado al hospital Universitario en una ambulancia de la Cruz Verde.

De acuerdo con los informes, los responsables del ataque fueron dos sujetos de no más de 30 años de edad, quienes arribaron en un automóvil Ford Grand Marquis color blanco.

Los sujetos ingresaron en forma rápida al local y comenzaron a disparar con fusiles de asalto, sin que se estableciera quién era en realidad su objetivo.

Posteriormente huyeron por la avenida Pablo Livas hacia el oriente, dejando atemorizadas a unas 20 personas, entre clientes y empleados que estaban en el bar.

Versiones policiacas señalaron que, acompañado por una mujer, Hernández Torres había llegado en su camioneta Chevrolet pick up color negra.

Trascendió que él era cliente de ese lugar, pues sus familiares habitan en la colonia 20 de Noviembre, que está cerca del lugar de los hechos.

Se estableció que desde hace algunos meses el hombre tenía problemas con su esposa, de quien se separó y reconcilió varias veces.

Personas allegadas al ahora occiso señalaron que él trabajaba en una fábrica de tarimas en Guadalupe, y aparentemente no tenía más problemas que los conyugales.

Mientras elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones interrogaron a los testigos, personal de la Dirección de Servicios Periciales recolectó casi una decena de casquillos en el interior del inmueble.

El cuerpo de la víctima fue trasladado al Servicio Médico Forense mientras se llevan a cabo las indagatorias y acuden los familiares a reclamarlo legalmente.