4 de febrero de 2013 / 01:53 a.m.

Ciudad de México • Con un escenario que dibujaba dos rostros encontrados y tras ser recibida con fuego, Beyoncé fue la protagonista del medio tiempo del Super bowl celebrado en el Mercedes-Benz Superdome de Nueva Orleans. Luciendo un sugestivo atuendo de encaje negro, la cantante dio inicio a su recital con algunas notas de “"Love on top"”.

“"Crazy in love"” fue el tema que arrancó formalmente el espectáculo. La voz de Jay Z se escuchó grabada y el esposo de la cantante no apareció en el escenario como se especulaba. “End of time” fue el siguiente tema interpretado por la texana, extraído de su mas reciente álbum “"4"”.

Sonaron algunas notas de “"Baby boy"” del primer disco de la cantante para después llegar al momento cumbre de la actuación: el reencuentro de Destiny's Child. Junto a Kelly y Michelle, Beyoncé recordó grandes éxitos como Bootylicious.

Las cantantes comenzaron juntas “"Single Ladies"” en la cual el público pudo interactuar gracias a unos anillos luminosos que les fueron entregados en la entrada del evento deportivo. Beyoncé realizó parte de la complicada coreografía del tema junto a decenas de mujeres que la imitaban.

La actuación de la cantante concluyó con “"Halo"” del álbum “"I am Sasha Fierce"”, una balada a la cual inyectó un sonido más rock para esta presentación. La cantante este año lanzará una nueva producción discográfica.

OMAR RAMOS @ORRAMOS