9 de abril de 2013 / 06:18 p.m.

 La cantante estadunidense Beyoncé y su esposo Jay-Z podrían tener un permiso legal para viajar a Cuba, pero aún así enfrentarían sanciones, según informó hoy la prensa local.

La pareja puede trasladarse bajo "licencias específicas" que se tramitan por adelantado a través del Departamento del Tesoro, por ejemplo, para viajes educacionales que se catalogan de "pueblo a pueblo".

O con "licencias generales" para propósitos de periodismo o investigación cultural, que no requieren aprobación previa, pero que pueden ser desafiadas, según señaló "El Nuevo Herald".

Pero los cantantes no obtuvieron una aprobación por adelantado del Departamento del Tesoro con sus propios nombres para su viaje bajo ninguna categoría de "licencia específica", de acuerdo con una fuente anónima de Washington citada por el diario.

Una fuente familiar con el recorrido dijo a la prensa estadunidense que la pareja viajó con una licencia "pueblo a pueblo" que tenía un objetivo "cultural" y el grupo que obtuvo el permiso no requiere enviar los nombres de los viajeros.

Los congresistas republicanos cubano-americanos por Florida, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Diaz-Balart, solicitaron al Departamento del Tesoro que les informe si la pareja tenía permiso para visitar la isla y si violó alguna regla del embargo comercial de Estados Unidos a la isla.

Durante su estancia en territorio cubano, Beyoncé y Jay-Z cenaron en el legendario restaurante "La Guarida" y recorrieron la zona colonial La Habana Vieja. Ella posó para fotos con niños de primaria y Jay-Z fumó puros.

Estados Unidos prohíbe a sus ciudadanos viajar a la isla con fines turísticos bajo la política del embargo comercial a Cuba de más de cuatro décadas. Otros artistas estadunidenses han ido a ese país bajo licencias generales y específicas, entre ellos Danny Glover, Will Smith y Kevin Spacey.

Algunos exiliados cubanos calificaron de ignorante a la pareja por haber ido a un país en donde las mujeres son golpeadas por disentir del gobierno y otros creen que la visita si bien fue por ingenuidad, es un buen aviso para llamar la atención de una revisión de la política hacia Cuba.

Notimex