1 de julio de 2013 / 04:52 p.m.

El torneo estuvo marcado por numerosas manifestaciones para protestar la gestión del gobierno. Mientras Brasil jugaba la final con España, la policía disparaba ganadas de gas lacrimógeno contra manifestantes en las afueras del estadio Maracaná el domingo.

Pero Blatter opinó que el torneo "fue un éxito... a pesar de toda esta agitación y de las protestas".

"La agitación social está cediendo", dijo Blatter. "No sé por cuánto tiempo, pero está cediendo".

Los manifestantes protestaron la gran inversión en instalaciones deportivas para la Copa Mundial del año que viene mientras la ciudadanía no dispone de buenos servicios básicos.