15 de marzo de 2013 / 12:40 a.m.

Con un gol de Juan Román Riquelme de penal al finalizar el primer tiempo y pese a jugar en inferioridad numérica un buen tramo del partido, Boca Juniors se llevó el jueves del estadio Centenario una victoria 1-0 sobre Nacional de Uruguay por el Grupo 1 de la Copa Libertadores.

Riquelme marcó de penal a dos minutos del descanso tras una falta del defensor Andrés Scotti, con lo que Boca escaló al segundo lugar de la llave.

El visitante argentino jugó en inferioridad numérica desde los 20 minutos debido a la expulsión de Claudio Pérez por doble amonestación.

De esta forma, los Xeneizes saltaron a la segunda ubicación del grupo con seis puntos, uno detrás de Nacional. Toluca de México y Barcelona de Ecuador siguen con cuatro y tres unidades, respectivamente.

Ningún local ha podido ganar en la llave.

Desde el arranque, Boca tomó la iniciativa y a su frente Nacional retrasó las líneas apostando a los contragolpes de sus veloces delanteros. Ya a los cuatro minutos, los dirigidos por Carlos Bianchi tuvieron el gol pero el remate de Walter Erviti fue desviado por la zaga.

La respuesta del local no se hizo esperar y tras una muy buena combinación entre Juan Manuel Díaz y Juan Albín, el remate de este último terminó en las manos del portero Agustión Orión.

A partir de los 15 fue Nacional el que impuso mayor presencia y así fue como iniciaron las complicaciones para los visitantes, precipitando la falta de Pérez contra Albín para un penal que el árbitro Paulo Oliveira no dudó en sancionar, incluso expulsando al zaguero. Pero para desazón de las 50.000 personas asistentes al mítico Centenario, el remate de Iván Alonso salió desviado por encima del horizontal.

Pese a estar con 10 hombres, Boca se las ingenió para complicar al local y encontró el gol con el penal de Riquelme.

El segundo tiempo mostró a un combativo conjunto local en busca del empate. Con Álvaro Recoba en cancha, sustituyendo a Santiago Romero, Nacional salió decidido pero encontró muy buenas intervenciones de los defensas visitantes y del inteligente control del juego por parte del experimentado Riquelme.

Ap