8 de agosto de 2013 / 04:46 p.m.

Las bajas de sus principales adversarios, por lesión (Yohan Blake) o por dopaje (Tyson Gay, Asafa Powell) auguran un plácido Mundial para Usain Bolt, pero el múltiple campeón olímpico habrá de vérselas en Moscú con la sombra de su descalificación en Daegu 2010, en el duelo estelar de los Mundiales.

Bolt se ha quedado solo en 100 y 200 metros. A solas consigo mismo para intentar su enésimo reto. Si gana otras tres medallas de oro adelantará a Carl Lewis en el cuadro de honor de los Mundiales porque tendrá tantas como el "Hijo del Viento" -de oro (8) y en total (10)- pero con dos de plata.

Hace dos años, en Corea del Sur, también se fue quedando sin adversarios por el camino: Gay y Powell se borraron, lesionados. En la hora suprema, sin embargo, le traicionó la ansiedad. El hombre de hielo, que no perdía jamás la calma, se precipitó. Se adelantó al disparo y fue descalificado.

En Moscú ni siquiera notará, a su lado, la presencia inquietante de su compañero Yohan Blake, que heredó en Daegu su corona de 100 metros. Sobre el papel, su rival más peligroso será otro jamaicano, Nesta Carter, presente en el equipo gracias a la baja de Blake. Sus 9.87 de Madrid le sitúan tercero en la lista mundial del año.

Estados Unidos alineará como primer espada a Justin Gatlin, campeón olímpico en Atenas 2004 y mundial en Helsinki 2005, que puede presumir de ser el único que ha derrotado este año a Bolt. Lo hizo el 6 de junio en la Golden Gala de Roma, pero el "rayo" jamaicano mejora mucho en los grandes campeonatos.

EFE