12 de julio de 2013 / 12:29 a.m.

Monterrey.- • Para salvar vidas, lo primero que debe hacer es asegurarse de conservará la suya para volver a casa al final de la jornada, y eso se va aprendiendo de los errores de otros, comenta el instructor Jhonny Delgado, quien impartió uno de los cursos durante el Encuentro Nacional de Bomberos, donde participaron apagafuegos de diez estados del país.

"En un tiempo antiguo, en todo el mundo el trabajo bomberil era de héroe y de bragado para entrar, pero ahora es usar estrategias, tácticas y conceptos de seguridad, porque el éxito del bombero es llegar con la familia al fin del turno", señaló.

Este encuentro se desarrolla por segunda vez, con el apoyo de los instructores de Bomberos de Estados Unidos, para apoyar a los mexicanos, y lograr que mejoren su desempeño.

Durante tres días, los bomberos intercambiaron experiencias, y escucharon las cátedras que les dieron instructores como Jhonny Delgado, elemento ya retirado de Bomberos de Florida, Estados Unidos.

El primer día, en Fase I, se trabajó con directores y comandantes.

En la Fase II, se aplicó a los mandos intermedios, como capitanes y tenientes, y en la fase III, se trabajó con los elementos, "la tropa", como dijeron algunos en el encuentro.

Se destacaron sobre todo programas de mejoramiento, con temas de comando y control de incidentes, sistemas para integrar conceptos de mejor seguridad y contabilidad de accidentes, y sobre todo, prácticas, para aprender mejor.

"Estamos dando dinámicamente el uso de los conceptos con prácticas, se hacen simulacros diseñados para fortalecer los conocimientos que les estamos dando aquí estáticamente, en las clases, para que ellos conozcan".

Con la práctica, dijo el instructor Delgado, se reafirma el conocimiento.

"Sentados en una aula, se van con un 20 por ciento de conocimiento, con la práctica, se van con el 90 por ciento del conocimiento".

Son aprendizajes sacados de experiencias ajenas, algunas de ellas fatales, dice el instructor, pero gracias a esto, con el paso del tiempo, se ha logrado reducir sustancialmente los accidentes de los apagafuegos, y sobre todo, las muertes y las lesiones que antes eran propias del oficio.

"No tenemos números, pero antes eran comunes los accidentes, y ahora se ha logrado un porcentaje grande de reducción de lesiones, fallecidos y heridos, porque son conceptos y temas que hemos aprendido de los fracasos nuestros, y ahora vemos cómo enseñar a las personas" ultimó.

FRANCISCO ZÚÑIGA