12 de octubre de 2013 / 02:45 p.m.

Timothy Bradley aseguró que tener en su récord una victoria sobre Juan Manuel Márquez le daría el reconocimiento que necesita su carrera profesional de nueve años, pero para Joel Díaz, su entrenador, no todo es positivo: "Esta pelea es peligrosa para Tim, pues si gana, a la gente que le gusta hablar mal empezará a decir que le ganó a un cuarentón; pero si pierde lo querrán hacer pedazos, pues asegurarán que perdió contra un cuarentón", dijo el entrenador de origen mexicano, quien como peleador logró ser contendiente por un título mundial.

Díaz calificó como un acto de desesperación las declaraciones de Márquez y su entrenador, Ignacio Beristáin sobre que su pupilo mete los codos y la cabeza al pelear.

"Ya comenzarón a sentir la lumbre detrás. Por eso dicen eso, pero son pretextos. Sería el primero en frenar a mi peleador si viera que usara ese tipo de cosas", explico.

Esta no es la primera vez que las críticas caen sobre el púgil de California, pues en 2012 un polémico triunfo ante el filipino Manny Pacquiao le quitó la posibilidad de obtener respeto y admiración por su trabajo en el ring.

"Después de lo de Pacquiao somos mentalmente más fuertes. En su momento afectó mucho la autoestima de Tim, no entendía por qué lo criticaron así, ahora no hay nada que puedan decir que nos lastime. Tiempo después llegamos a la conclusión de que no complaceríamos a nadie, así que seguimos los pasos de Floyd, salimos a ganar, no a emocionar", abundó Díaz.

Con cuatro años como entrenador, más la experiencia que le dejó su estancia en el boxeo, Joel aseguró que para vencer a alguien como Márquez usarán la presión inteligente y la velocidad para frustrar a un peleador como Dinamita.

"Solo Mayweather logró jugar con él. Lo hizo fallar, lo hizo moverse como un loco por el ring. Tim tiene lo necesario para hacer lo mismo: velocidad, piernas y fuerza. No apostaremos por el nocaut, si estamos cerca no lo desperdiciaremos, pero vamos por una victoria a la larga distancia".

RESPETO PARA EL RIVAL

En tanto, Ignacio Beristáin descartó criticar a Timothy Bradley y aseguró que fuera del problema de los codos y cabeza, siente mucho respeto por él, a quien vio desarrollarse como campeón.

"A ese negrito (sic) lo vi desde que era peleador a seis rounds, es muy bueno. Es un gran rival, que ha sabido desarrollarse. Pero la pelea de este sábado será de estrategias y habilidades y no creo que ahí nos puedan superar", señaló. "Hay algo que se llama experiencia y tanto Juan como yo superamos a Bradley y a Díaz. Timothy tiene un problema que no han sabido resolver y es que como zurdo cambiado a derecho recibe a sus rivales muy de frente, siendo un blanco mucho más fácil de conectar", declaró el entrenador veracruzano, quien tiene 40 años de experiencia.

Con 26 campeones mundiales en su currículum, Beristáin aseguró que sabe cómo dirigir a su peleador ante todo tipo de contrincante, pero en el caso de Márquez no será necesario orientarlo tanto: "Juan es muy inteligente y sabe cómo desenvolverse en el ring. Yo seré sus ojos abajo del ring, pero estoy seguro que él ya tiene una estructura para poder imponerse. Lo que sí es que no vamos a ceder ningún round", finalizó el laureado mexicano.

REDACCIÓN