27 de mayo de 2013 / 02:48 p.m.

En su programa radial semanal, Café con la Presidenta, Rousseff aseguró que la construcción de estadios nuevos o reforma de otros existentes para recibir la Copa de las Confederaciones, del 15 al 30 de junio, permitió generar 24.500 empleos directos y otros tantos indirectos.

"Estoy segura que Brasil va a brillar dentro y fuera de la cancha. Vamos a mostrarles a todos los que vengan a acompañar los partidos, turistas internacionales y nacionales, jugadores y equipos técnicos, que sabemos recibir, que somos un país alegre y pacífico. Estoy segura que todos los que vengan a visitarnos se van a enamorar y van a querer volver para el Mundial el próximo año", manifestó.

La Copa de las Confederaciones recibirá a ocho selecciones, una por cada una de las seis regiones de la FIFA además de España como campeón del último Mundial, y Brasil como país sede. El torneo sirve como un ensayo un año antes del Mundial de 2014 que se realizará en 12 ciudades brasileñas.

"Viajé por el país para inaugurar los seis estadios de la Copa de las Confederaciones (...) y quedé impresionada con la belleza y modernidad de esos nuevos escenarios del fútbol", expresó. "La construcción de esos seis estadios muestra que nuestro pueblo tiene determinación, capacidad y competencia para hacer el mejor Mundial de todos los tiempos".

Aseguró que se trata de arenas deportivas bien equipadas que se sitúan entre las mejores y más modernas del mundo.

Sin embargo, la presidenta evitó hacer comentarios sobre contratiempos evidenciados en los estadios durante sus partidos de prueba antes del próximo internacional, como el Estadio Nacional Mané Garrincha, de Brasilia, que el domingo obligó al público a hacer largas filas para entrar debido a los lentos controles de seguridad para un partido entre Flamengo y Santos.

Tuvo palabras especialmente elogiosas para el estadio Maracaná de Rio de Janeiro, que recibirá la final de la Copa de las Confederaciones.

"Es una emoción muy grande mirar el Maracaná y ver toda aquella imponencia, aquella grandiosidad que es sin duda el mayor símbolo del fútbol brasileño", declaró.

Además del estadio de Rio de Janeiro, la Copa de las Confederaciones se realizará en Belo Horizonte, Brasilia, Fortaleza, Recife y Salvador. Para el Mundial deben incorporarse estadios que aún están en construcción o reforma en otras seis ciudades: Cuiabá, Curitiba, Manaus, Natal, Porto Alegre y Sao Paulo.

Ap