9 de diciembre de 2013 / 11:14 p.m.

Las grescas violentas como la protagonizada el domingo por hinchas del Atlético Paranaense y el Vasco da Gama en un partido de Liga en Brasil son poco probables en los estadios que serán usados para el Mundial 2014, afirmó hoy el comisario que será responsable por la seguridad durante la Copa.

"Es poco probable que esto se repita en el Mundial", afirmó el secretario extraordinario de Seguridad para los Grandes Eventos del Ministerio de Justicia de Brasil, André Augusto Passo Rodrigues, en entrevista a representantes de agencias internacionales que realizan una visita a las sedes del Mundial organizada por la FIFA.

De acuerdo con Passo Rodrigues, un comisario de la Policía Federal, las medidas de seguridad que tendrán que adoptarse en todos los estadios del Mundial inhiben cualquier tipo de incidente violento.

"Si se hubiesen aplicado las medidas de seguridad acordadas para el Mundial, como controles rigurosos en los accesos, requisa de mochilas y hasta 200 cámaras en cada estadio, no habría pasado eso", afirmó.

"Con nuestro modelo de seguridad esas escenas lamentables no ocurrirían", agregó el comisario.

Passo Rodrigues dijo que las medidas que serán adoptadas en los estadios mundialistas y los cambios culturales que el Gobierno viene impulsando entre los hinchas permitirán superar los problemas de violencia en los eventos deportivos.

La violenta pelea del domingo provocó conmoción en el país que organizará el Mundial de 2014 y fue condenada hasta por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, para quien "el país del fútbol no puede convivir con esa violencia".

Los incidentes se registraron en el estadio Arena de Joinville en un partido de la última jornada de la liga nacional y decisivo para ambos equipos, pues el Paranaense necesitaba ganar para clasificarse a la Copa Libertadores y el Vasco da Gama también, pero para huir del descenso a la segunda división.

En la gresca, que se desarrolló en las tribunas y obligó a interrumpir el partido durante una hora, participaron decenas de hinchas de varios equipos y cuatro personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad y que hoy permanecían hospitalizadas.

La policía confirmó hoy que tres personas que participaron en la pelea han sido detenidas y serán acusadas de "intento de homicidio" y "asociación ilícita".

El partido se reanudó después de una hora interrumpido y acabó con una sonora goleada del Atlético Paranaense por 5-1, que condenó al Vasco da Gama a la Segunda División y le valió al equipo de Paraná su clasificación para la Libertadores de 2014.

EFE