24 de diciembre de 2013 / 07:38 p.m.

Una amalgama de maravillas futbolísticas tienen a la selección de Brasil en el umbral de conquistar por sexta ocasión la Copa del Mundo, un torneo donde han hecho historia al ser los máximos ganadores.

Esta destellante historia inició nada alentadora de acuerdo a registros documentados, pues el 20 de septiembre de 1914, cuando disputó su primer partido ante su acérrimo rival Argentina, la "Albiceleste" goleó 3-0 en juego desarrollado en Buenos Aires.

Ninguna representación nacional tiene tantos trofeos en su vitrina como la brasileña: cinco Copas del Mundo (Suecia 1958, Chile 1962, México 1970, Estados Unidos 1994 y Corea del Sur-Japón 2002), dos subcampeonatos (Brasil 1950 y Francia 1998) y dos terceros (Francia 1938 y Argentina 1978), y es la única participante en todas las ediciones del máximo torneo, incluido el del 2014, donde será local.

Pero también tiene amarguras, siendo la más grande el llamado "Maracanazo", procedente del nombre del estadio Maracaná. El 16 de julio de 1950, la "verdeamarela" solo necesitaba empatar para coronarse y hacer válida su condición de local.

En medio de un país triunfalista y con cerca de 200 mil aficionados en las gradas, Friaca inauguró el marcador al minuto 47 para aumentar las emociones, pero Juan Schiaffino igualó al 66' y al 79' marcó Alcides Ghiggia el definitivo, el del "Maracanazo".

Ante la victoria de Uruguay y su segundo campeonato del orbe llegó el desconsuelo, el desmoronamiento y la frustración local, y ante la tragedia varios aficionados se suicidaron, porque antes del partido ya estaba preparada una gran fiesta para celebrar la coronación.

La revancha llegaría ocho años después en Suecia 1958, donde surgió el que a la postre sería su gran figura histórica y del mundo, Edson Arantes do Nascimento "Pelé", quien contribuyó a conquistar el título, su primero de la historia.

Cuatro años después Pelé no estuvo en algunos partidos por lesión, pero Brasil se coronó en Chile, y en México 1970 la escuadra comandada por "O?Rei" brilló para lograr el tricampeonato del mundo y quedarse con la Copa Jules Rimet.

Tuvieron que pasar 24 años para que Brasil volviera a festejar un título, en Estados Unidos 1994 de la mano de Romario, tras imponerse en la final a Italia en penales, y en territorio asiático doblegó en el duelo definitivo 2-0 a Alemania, con goles de Ronaldo, para el pentacampeonato.

La selección de Brasil cuenta con cuatro trofeos de Copa Confederaciones (Arabia Saudí 1997, Alemania 2005, Sudáfrica 2009 y Brasil 2013) y siete de Copa América.

En otras categorías, el futbol brasileño varonil tiene cinco Copas Mundiales Sub 20 y tres Sub 17, y en su vitrina le falta el trofeo de campeón olímpico después de tres finales fallidas, siendo la última ante México en Londres 2012.

Por todo su historial, potencialidad y ser anfitriona en el 2014, el combinado de Brasil tiene todos los factores a favor para ganar el hexacampeonato.

NOTIMEX