22 de marzo de 2013 / 02:46 p.m.

 El director de la Policía Nacional de Colombia, el general José Roberto León Riaño, recomendó "“prestar toda la atención"” a los grupos de autodefensa para “"poder contrarrestarlos con mayor efectividad”".

Afirmó que la instrucción del presidente de ese país, Juan Manuel Santos, es estrechar la cooperación con su homólogo mexicano para lograr mayores resultados en la lucha contra el narcotráfico.

En entrevista con MILENIO, dijo que las denominadas autodefensas representan un grave riesgo para la seguridad y llamó a aprender de la experiencia que ha tenido Colombia para evitar la violencia que genera cualquier grupo armado ilegal.

Manifestó que su país mantiene las “puertas abiertas” a la administración de Enrique Peña Nieto para aportar su experiencia en asesoría técnica y operaciones contra el crimen organizado.

"“El objetivo principal es evitar que los mexicanos vivan la espiral de violencia generada por el narcotráfico"”, sostuvo el general, y agregó que para Colombia, Joaquín El Chapo Guzmán es “objetivo número uno” por la violencia que ha desatado en la región.

Sostuvo que además del cártel de Sinaloa, en territorio colombiano se ha detectado presencia deLa Familia, Los Zetas y el cártel del Golfo, por lo que también se realizan acciones para neutralizarlos.

Destacó que hay una alianza estratégica entre México y Colombia (desde el gobierno de Felipe Calderón) que prevé la capacitación de 12 mil policías mexicanos de diversas corporaciones para enfrentar al crimen, de los cuales 6 mil ya recibieron adiestramiento.

—En México han surgido grupos de autodefensa. Con base en la experiencia colombiana, ¿es un riesgo para nuestro país?

—Son manifestaciones criminales a las que hay que prestar toda la atención. Hay una experiencia que se ha vivido en otros países, como Colombia, y debe ser utilizada y servir para contrarrestarlos con mayor efectividad, sobre todo evitar la espiral de violencia que genera cualquier grupo armado ilegal.

—¿No debe permitirse en México..?

—No quiero entrar en situaciones internas, solo diría… Aprender, ese debe ser objetivo de las autoridades, aprender de las experiencias que han tenido otros países.

Sostuvo que para Colombia es un orgullo que su antecesor, Óscar Naranjo, sea asesor externo del gobierno mexicano en materia de seguridad y auguró que habrá buenos resultados contra el narcotráfico, que es el “combustible de la violencia” en un país o una región.

—¿Cuál es la cooperación bilateral en la lucha anticrimen?

—La instrucción del presidente Santos es de total disposición para mantener y estrechar la cooperación con las policías de México, a fin de brindar asistencia técnica, asesoría y coordinar operaciones de inteligencia en la lucha contra el narcotráfico.

Comentó que a partir de la experiencia de Colombia en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo (de más de tres décadas), lo importante es "“evitar que los mexicanos vivan la espiral de violencia. Para ello está puesta a disposición la experiencia colombiana para tener mayor efectividad”"

—En México hubo cambio de gobierno, ¿se ha modificado la asistencia colombiana?

—Se ha fortalecido la cooperación de la policía colombiana y las autoridades mexicanas; hay instrucciones muy precisas del presidente Santos en el sentido de ofrecer toda la experiencia.

"“Hemos hecho convenios que permiten ofrecer asesoría técnica, capacitación antisecuestro, en la lucha contra el narcotráfico y la extorsión; tenemos que llegar a una meta de capacitar a 12 mil policías de diferentes corporaciones mexicanas. Podemos decir que vamos en 50 por ciento; unas capacitaciones se dan en Colombia y otras en México.

Manifestó que esa asistencia fructificó en el DF a través de la asesoría al ex secretario de Seguridad capitalina Manuel Mondragón (actual comisionado nacional de Seguridad), cuyo objetivo fue "“intercambiar experiencias exitosas en materia de seguridad ciudadana, como el plan nacional de vigilancia comunitaria por cuadrantes que funciona en la Ciudad de México”".

—¿Cómo apoya Colombia la lucha anticrimen global?

—Hemos hecho una alianza trasnacional de policías y eso ha permitido que se reduzcan los espacios a los narcotraficantes en cualquier país; lo que antes era una simple colaboración hoy es casi un imperativo de cooperación entre países.

—En México El Chapo es objetivo prioritario, en Chicago es el “enemigo público número uno”, ¿para ustedes es objetivo prioritario?

—¡Claro! Todo delincuente, no importa el nombre o el alias, es objetivo de la Policía de Colombia, esté donde esté y dedíquese a lo que se dedique. Cuando genera inseguridad, violencia, terror e intimidación es objetivo número uno. En el caso de esta persona, es objetivo porque ha mantenido contactos con organizaciones de narcotraficantes locales y eso ha generado violencia en nuestro país.

—Aquí han asestado golpes contundentes a las finanzas de El Chapo.

—Permanentemente. En actividades coordinadas con la Fiscalía General de la Nación hemos adelantado operativos para aplicar la figura de extinción de dominio a propiedades que están en Colombia, pero que han sido ocupadas y puestas a disposición de esa dependencia. Por ejemplo, hubo una operación contra el clan de narcotraficantes denominados aquí los Cifuentes Villa, que mantenía relaciones con El Chapo. Allí hemos dado golpes y tenemos investigaciones en camino para generar más.

—Además del grupo de Guzmán Loera, ¿qué otra organización mexicana se ha detectado en Colombia?

—Hemos tenido acciones contra el cártel del Golfo, cuyo cabecilla fue capturado por la Armada mexicana y ha permitido desvertebrar su brazo derecho en Sudamérica, El Duke (…) También hemos golpeado a Los Zetas, con las detenciones de La Máquina y Mi Sangre, capturados en Colombia y Argentina.

 — IGNACIO ALZAGA