2 de abril de 2013 / 01:56 a.m.

 

Guerrero • El gobernador Ángel Aguirre Rivero sostuvo que las investigaciones sobre la desaparición de cuatro estudiantes de la Universidad Autónoma de Guerrero van por buen camino, pero los familiares optaron por guardar silencio y no difundir más información sobre el caso, para no poner en riesgo la integridad de los jóvenes.

El gobernador Aguirre Rivero realizó una gira de trabajo en varios puntos de la ciudad, pero no quiso otorgar entrevistas a los medios de comunicación.

Se intentó charlar con él en la apertura de las fuentes del monumento a las Banderas, después en el puente recién construido frente al barrio de San Francisco y posteriormente en la residencia oficial Casa Guerrero.

En todos estos puntos dijo que después sostendría un diálogo con los reporteros de la fuente.

Cuando se le preguntó sobre la situación de los cuatro estudiantes de la Unidad Académica de Ciencias de la Tierra, declarados como desaparecidos desde la noche del 24 de marzo, el mandatario estatal sí hizo un pequeño comentario.

“Van por buen camino”, dijo en forma escueta el gobernador de Guerrero, quien el sábado 30 de marzo se comunicó con su homólogo del Estado de México, Eruviel Avila, para intercambiar información sobre el asunto e impulsar acciones conjuntas, a fin de realizar una búsqueda efectiva.

Desde la mañana, los familiares que se encuentran en Taxco el Viejo y Tonatico, Estado de México, y que proporcionaban información sobre los operativos de búsqueda cortaron la comunicación con los medios.

Dijeron que mantienen la esperanza de que estén con vida, por lo que la difusión de la información sobre el asunto podría poner en riesgo la integridad de los cuatro jóvenes y el chofer, que la mañana del 20 de marzo salieron de las instalaciones de la escuela de Ciencias de la Tierra.

 ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN