14 de mayo de 2013 / 10:33 p.m.

Morelos • El gobernador Graco Ramírez solicitó al Congreso local autorice el Ejecutivo y a los 33 municipios que integran a la entidad, líneas de crédito que en suma alcanzan 4 mil 573 millones de pesos, con los que el mandatario estatal y los alcaldes buscan sortear la profunda crisis financiera por la que atraviesan, principalmente las municipalidades que entre juicios perdidos, laudos y actos de corrupción tienen endeudamientos que trastocan su desenvolvimiento cotidiano y en algunos casos la gobernabilidad.

Acompañado de varios presidentes municipales, el mandatario de Morelos entregó las solicitudes al presidente del Congreso del estado, Humberto Segura, ante quien aclaro que “no se trata de contraer deudas indiscriminadas”, sino que se trata de un intento de obtención de recursos que permitirá a varios municipios restructurar sus deudas, pero también “lograr mejores condiciones de pago para todos”.

Cuernavaca, Cuautla y Jiutepec, son tres de los municipios más afectados por la grave sangría económica y crisis financiera, derivadas de irresponsables manejos municipales en todos los rubros, principalmente en las sendas administraciones 2009-2012.

Además de estar entre los municipios más endeudados de la nación, su historial crediticio les mantiene cerrada toda posibilidad de acceder a fondos frescos o para restructurar sus deudas. Con el aval del Gobierno del estado y a través de esta iniciativa, no sólo podrán volver a tener crédito, sino que podrán sortear su déficit que por ahora tiene en riesgo los sueldos de sus trabajadores, la distribución de agua, la culminación de obras y hasta el combate a la seguridad, lo que al final de cuentas se traduce en un riesgo de gobernabilidad.

Según la propuesta presentada por el perredista, a los legisladores se les pide que aprueben un endeudamiento total de más de 4 mil 500 millones de pesos y la constitución de un fideicomiso de administración de la deuda. Los Ayuntamientos podrán obtener de la banca privada préstamos de hasta 2 mil 292 millones de pesos a pagarse hasta en 25 años, con tasas de interés preferenciales.

En entrevista, el mandatario recordó que en al menos 10 municipios los pasivos laborales que fueron descuidados por anteriores administraciones, mantienen un déficit que en varios municipios supera la mitad de los ingresos por lo que para agregarse a este pacto, --añadió- los alcaldes se comprometieron a aplicar programas de austeridad, para evitar nuevas crisis.

Respecto a la deuda pública que los municipios y el estado podrán contraer con impacto en las participaciones federales, Graco Ramírez explicó que esta será en plazos de 3 y 6 años respectivamente, teniendo un fuente de pago del 25 por ciento de recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS) y del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF).

Las iniciativas presentadas, conocida también como “pacto hacendario” fueron recibidas en el seno del Congreso local, donde el presidente de la Junta Política y de Gobierno, diputado Juan Ángel Flores Bustamante, adelantó que aunque no hay predisposición contra algún munícipe, habrá algunos casos que no reciban el mismo trato.

Graco Ramírez acudió al Congreso del estado en compañía de los presidentes municipales, como Jiutepec, Temixco, Tepoztlán, Tetecala, Cuernavaca, Tlaltizapán, Yautepec, Xochitepec, Yecapixtla, Atlatláhucan, Ocuituco, Cuautla, Puente de Ixtla y Huitzilac, entre otros que respaldaron este pacto.

DAVID MONROY/ CORRESPONSAL