22 de octubre de 2013 / 09:47 p.m.

Monterrey.- Al señalar que no se ha podido llegar a todos los rincones de México, con acciones para evitar que más menores sigan sufriendo quemaduras, la presidenta de la fundación Michou y Mau, Virginia Sendel, pidió el apoyo de los gobiernos federal, estatal y municipal para arrancar una gran campaña.

La también fundadora de la agrupación, manifestó que es preocupante que exista un desconocimiento por parte de los padres de familia de lo riesgoso que es dejar a los niños solos o cerca de líquidos hirvientes, ya que el 70 por ciento de los pequeños se lesionan con éstos últimos.

Informó que los principales casos se dan en niños de cero a cinco años, donde la responsabilidad es totalmente de los padres de familia.

Detalló que incluso la fundación canaliza diariamente a 150 pequeños, por algún tipo de quemadura. Además destacó que lo importante también es llegar a las zonas rurales.

“Esas son las áreas que tenemos que llegar, las áreas rurales que son donde  más se queman los niños, y necesitamos en todo el país porque no conocemos el miedo al fuego, ni a los liquido sirvientes y el 70 por ciento de nuestros niños se están quemando con líquidos hirvientes.

“Que se sume a la campaña (el DIF estatal), yo entregué desde principios de sexenio la campaña de prevención tanto para radio como para televisión, medios escritos también, juegos de lotería, cuadernos de dibujar, la campaña está estructurada ya la tiene el DIF ojalá y sí se pudiera reproducir que es lo que necesitamos”, dijo.

Pero por parte de la secretaria de educación a nivel federal, no ha tenido una respuesta positiva, es por ello que buscarán que sean difundidos algunos vídeos con canciones de medidas preventivas para evitar accidentes.

“Así como en tres sexenios me apoyó mucho la Secretaria de Salud federal y muchos a nivel estatales, con las de educación he tenido pocos resultados porque los libros de texto ya están y es muy difícil modificarlos, pero lo que estamos proponiendo es un cd que lleva canciones de prevención, que está muy movido, tiene mucho ritmo, y son canciones que los niños van a aprender cantando, bailando y viendo la letra y ese se podría sumar al material que se le da a los niños en la primaria que son los que más tienen que aprender”, dijo.

Desde el arranque de la fundación y a la fecha, van alrededor de mil 500 niños atendidos y actualmente hay 8 mil menores inscritos en el programa de atención a secuela.

Asimismo la presidente lamentó el que la pequeña Alison Aurora Smith Gómez, del municipio de Guadalupe, haya perdido la vida.

“Es muy lamentable, la chiquita tenía el 95 por ciento de quemaduras, se hizo el intento, la abuelita murió también, hicimos el intento de trasladarla, lamentablemente llegó a Galveston, pero ya era tarde y hay que decir que su calidad de vida hubiera sido muy difícil.

“Esto es lo que no debe de pasar, no tiene un niño de 11 años que andar haciendo, porque tenían un boiler, y es tal la ignorancia que tenemos todos los sentidos, todos los mexicanos, que nunca nos han enseñado a no quemarnos, ni tampoco es obligatorio en las escuelas como en el resto del mundo, en el resto del mundo de primero a cuarto de primaria es obligatoria la prevención de quemados, que la aprendan los niños, estamos muy lejos de eso”, expresó.

Explicó que se tiene un índice de mortandad muy bajo en traslados al Hospital de Shriners en Galveston,  de 0.6 por ciento.

“Entonces cuando pasa algo es un dolor fuerte no haber podido cumplir con las expectativas que nosotros mismos nos ponemos”, dijo.

Inluso destacó que la asociación Shriners a donado en los últimos 15 años 835 millones de dólares para atender a los mil 500 menores que han sido trasladados a Estados Unidos.

Comentó que con una campaña de prevención, ya no se verían tantos casos de niños quemados, y los resultados se comenzarían a ver en unos 10 años.

Marilú Oviedo