11 de febrero de 2013 / 01:51 a.m.

Oaxaca • Algunos empresarios víctimas de plantones, marchas y hasta de extorsiones en Oaxaca, buscan incursionar en la vida política, autoproclamando candidaturas externas para lograr responder con soluciones integrales a los problemas que enfrentan los ciudadanos.

Los hombres de negocios intentan ser los paladines de una sociedad que se siente frustrada de que sus gobernantes, no puedan resolver con eficacia sus grandes reclamos.

Los oaxaqueños han caminado del régimen autoritario a la alternancia y en los comicios locales de este año, cuando habrán de ser renovadas la totalidad de alcaldías y el Congreso Local, enfrentan la disyuntiva de sufragar para seguir en la misma ruta o como alternativa imponer un nuevo criterio en la forma de gobernar.

En la capital, son varios los aspirantes que buscan llamar la atención de los votantes y han conformado organizaciones civiles, algunos promueven su imagen en los autobuses del transporte público, con espectaculares y hasta con spots promocionales en la radio local.

Una de estas organizaciones es la que creó el empresario José Escobar, ex dirigente local de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), quien en su tónica de trabajo busca impulsar las sinergias entre los diferentes sectores de la sociedad para dar respuesta a los temas de inseguridad, ambulantaje, contaminación, vialidades y políticas públicas de género que no han sabido ser atendidas.

“"Esta ciudad ya ha tenido gobierno de todos los colores, desde priistas, panistas, y de coalición y no vemos un cambio de fondo al contrario vemos que los grandes males se acrecientan mientras que los ciudadanos padecen de las consecuencia de tener malos gobiernos"”, indicó Escobar.

Dijo que hoy se busca que la ciudadanía participe que de la cara, con su opinión, y su participación para demostrarles a los políticos que también sin ser de ningún partido se pueda enfrentar los retos de tener una mejor ciudad.

En contraparte el empresario José Luis Calvo Ziga, también promueve una organización civil que advierte buscar un espacio en la sociedad de Oaxaca para dar respuestas a sus grandes lastres.

“"Mi asociación surge como el grito desesperado de un gran número de ciudadanos que buscan que las cosas cambien y se transforme y no pasen solo de un poder a otro como ocurrió con la llegada de la alternancia lograda en los comicios del 2010"”.

Calvo pretende incluso llevar como estandarte la fe católica para ganar adeptos y modificar las conductas en el servicio público, en animo de utilizar el gasto para que lo se necesita sin desviaciones ni corrupción.

OSCAR RODRÍGUEZ