— LILIANA CAVAZOS
8 de agosto de 2013 / 05:45 p.m.

Cada cabeza de capo tiene un precio, pero hay unas más caras que otras.

Hay seis narcotraficantes mexicanos con precio en México y en Estados Unidos. La bolsa total de recompensa para quien ofrezca información sobre ellos es de 563 millones de pesos.

En la lista de los más caros están los lugartenientes del cártel del Pacífico, Juan José Esparragoza Moreno “El Azul”, e Ismael “El Mayo” Zambada; Héctor Beltrán Leyva, “El General” líder de la agrupación Beltrán Leyva; Vicente Carrillo Fuentes, “El Viceroy”, cabeza del cártel de Juárez y Omar Treviño Morales “El 42”, líder de Los Zetas.

El sexto nombre de la lista es Joaquín “El Chapo” Guzmán. La popularidad de la cabeza del Cártel de Sinaloa no lo hace más caro que los otros: la oferta por información que lleve a su captura, es la misma que por los otros cinco. Todos son buscados por el mismo delito: narcotráfico.

En México la cabeza de cada capo vale 30 millones de pesos, mientras que Estados Unidos duplica la oferta, ofrece hasta cinco millones de dólares. No existe impedimento para que los interesados proporcionen información a ambos gobiernos y obtener las dos recompensas.

En México, el Programa de Recompensas de la PGR tiene 47 pesquisas, pero solo en nueve casos ofrece 30 millones de pesos. Tres de esos nombres no son del interés del gobierno de Estados Unidos.

Se trata de Servando Gómez Martínez “La Tuta”, y Dionisio Loya Plancarte, líderes de La Familia, además de Fernando Sánchez Arellano, uno de los líderes del Cártel de los Arellano Félix y en cuya pesquisa la PGR no proporciona fotografía o retrato hablado.

En ambos países, las recompensas se ofrecen a quienes proporcionen información que lleve a la captura de los capos. En ninguno de los casos se hace referencia a una entrega física, e incluso, en las pesquisas publicadas por la DEA, alertan no intentar detener a los narcotraficantes debido a su elevada peligrosidad.