28 de junio de 2013 / 09:53 p.m.

Vélez Sarsfield y Newell's Old Boys, ganadores de los torneos Inicial y Final, respectivamente, se medirán el sábado en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza para definir el campeón de la temporada 2012/2013 del fútbol argentino.

Pese a tener que jugar la semifinal de la Copa Libertadores ante Atlético Mineiro cuatro días después, el técnico de Newell's Gerardo Martino pondrá en cancha a los titulares: "Vamos a ir con lo mejor que tenemos. La parte económica hay que tenerla en cuenta; lo de la estrella no tanto".

El ganador se hará acreedor de un premio de 1.800.000 pesos argentinos (334.000 dólares, aproximadamente). Además, accederá a la Copa Sudamericana 2013 y a la Copa Libertadores 2014. En caso de vencer Newell*s, ya clasificado a esta última competencia, dejará una plaza libre que sería ocupada por Lanús, el segundo mejor en la suma de puntos en la temporada.

"La parte más motivadora es jugar la Libertadores y nosotros ya lo tenemos. Creo que los organizadores deberían ponerse en la piel de los que juegan", agregó Martino, que se irá de Newell's cuando finalice su participación en la Copa.

"Sabemos todo lo que implica ganar esta Copa, para nosotros es el partido más importante del semestre", se diferenció Fabián Cubero, capitán de Vélez, que tras ganar el Inicial finalizó 14to. en el Final.

"Ganando se aliviaría un poco el dolor de este semestre", agregó el delantero Lucas Pratto. "Es el momento de sacar a relucir el campeón que fuimos, demostrar que somos un gran equipo y merecemos estar en este lugar".

La Asociación del Fútbol Argentino adoptó la modalidad de jugar dos torneos y una final al inicio de esta temporada, luego de una revisión del anterior formato, que constaba de Apertura y Clausura. Sin embargo, el único cambio significativo estuvo en la manera de definir los descensos, que pasaron de ser dos directos y dos promociones a tres directos, aunque manteniendo el sistema de promedios.

El antecedente más reciente a una definición similar se produjo en la temporada 1990-1991, cuando se abandonó el sistema de dos ruedas todos contra todos al estilo europeo para disputar dos certámenes por año. La diferencia es que en aquella oportunidad el único campeón era el ganador del partido decisivo y los que conquistaban los respectivos semestres no recibían la estrella.

En esa oportunidad, Newell's también fue protagonista venciendo por penales en el partido de vuelta de una recordada final a Boca Juniors en la Bombonera. Marcelo Bielsa era el entrenador del equipo rosarino y Martino actuaba como volante por la derecha.

AP