1 de octubre de 2013 / 07:44 p.m.

Con trabajo de gimnasio para los titulares y de cancha en el Deportivo La Noria para suplentes, el Puebla de La Franja retomó sus labores con miras al choque que el próximo sábado por la noche sostendrán en contra del sub líder general de la competencia, los Panzas Verdes del León, rival con el que buscarán incrementar sus aspiraciones de luchar por una liguilla, pero sobre todo reafirmar que el equipo vive un buen momento, según lo sentenció el lateral, Jaime Durán.

"Estamos muy contentos por el resultado (ante Tijuana), más que nos seguimos alejando de la zona de descenso y tenemos las posibilidades todavía de pelear por una liguilla, se trabaja de mejor ánimo, con muchas esperanzas e ilusiones de poder el sábado traer un buen resultado aquí a casa".

El veterano jugador admitió que hoy en día no se pueden echar las campanas al vuelo, ni mucho menos, ya que el cuadro no ha logrado nada más que dar un paso en firme rumbo a su salvación, a sabiendas de que lo más complicado del campeonato está por venir, por la calidad de sus enemigos, además de la urgencia que cada uno tiene de ganar.

"La verdad que no hemos conseguido nada, se consiguieron tres puntos valiosos pero todavía falta, creo que lo más importante, el cierre de torneo, como lo digo, alejarnos y tener posibilidades de calificar".

Al pedirle su opinión del rival en turno, "El Jimmy" advirtió que si bien los Esmeraldas no desplegaron su mejor futbol en la aduana anterior en contra del Cruz Azul, no deja de ser un equipo de respeto que en su casa se hace fuerte, de ahí que el Puebla deba atender a las indicaciones del técnico, Rubén Omar Romano, a fin de regresar con los puntos en la bolsa.

"Viene jugando muy bien, realmente en casa se hacen un poquito más fuertes, nosotros tenemos que ser conscientes de que tenemos que ir allá, ordenarnos bien, hacer lo que nos dice el 'profe' Rubén, llevarlo a cabo, si somos disciplinados tácticamente podemos conseguir un buen resultado".

Para finalizar, Durán añadió que hoy en día Puebla no puede preocuparse de más por lo que vayan a hacer los felinos, sino más bien enfocarse al trabajo que el cuadro Camotero debe desarrollar para darle una mayor satisfacción a su público, en espera de una semana ardua que los lleve a lograr su cometido.

Edgar González