Israel Santacruz
18 de agosto de 2013 / 09:06 p.m.

 

Monterrey.-  • Al asegurar que se ha descuidado el mantenimiento de espacios educativos y sigue la exigencia a padres de familias para el pago de cuotas escolares, es que se buscará entregar al Congreso del Estado la propuesta de crear un fideicomiso en pro de la educación, señaló el diputado federal Martín López.

El legislador panista expuso que algunas labores que antes realizaba el Comité de Construcción de Escuelas (COCE), aunque ante varios temas polémicos la opción es ciudadanizar un organismo que realice labores de infraestructura educativa, ante lo que propone la creación del Fondo Educativo Nuevo León.

López señaló que con ello habría una bolsa donde se integren recursos estatales y federales, así como pudiendo realizar aportaciones adicionales funcionarios públicos e incluso la iniciativa privada; y del cual el propio fideicomiso sería operado por personal de la estructura de gobierno, de la misma IP y asociaciones de padres de familia.

“Su servidor tiene la presentación de un Fideicomiso Fondo Educativo Nuevo León, ya elaborado y presentaremos en breve al Congreso del Estado. Este fideicomiso no implica que crezca la burocracia del estado como ya la conocemos, este gobierno con una estructura obesa, sino que funcione como un fondo, una bolsa en la cual no sólo el gobierno pueda hacer aportaciones en el ámbito estatal y federal, sino que también la iniciativa privada pueda hacer aportaciones bajo este fideicomiso.

“Este fondo donde estarían integrados no sólo el área educativa, sino también adres de familia, los sindicatos de maestros de las secciones 21 y 50 y que daría dinámica a este fideicomiso. Vendría a aplicarse bajo reglas de operación plasmadas dentro de esta propuesta e iniciativa a formalizar al Congreso del Estado”, aseguró.

Con la finalidad de dar certeza fiscal al mismo, sería un fondo que pueda ser analizado en su aspecto financiero por la misma Auditoría Superior del Estado, y con lo cual se puedan realizar aportaciones de entre el 70 y el 80 por ciento a las escuelas habituales de la entidad, mientras que el resto a escuelas de atención especial.