16 de mayo de 2013 / 12:12 a.m.

Cruz Azul está consciente que enfrentará a una ofensiva bastante peligrosa en semifinales, como es la de Santos Laguna, pero tratará de colgar del cero atrás para llegar con alguna ventaja a la definición de su serie de semifinales en casa el próximo domingo.

Así lo señaló el zaguero Luis Amaranto Perea previo a viajar hacia Torreón, Coahuila, para el encuentro de ida de semifinales del Torneo Clausura 2013 ante el conjunto de la Comarca, al que ya vencieron en la campaña regular por 1-0.

"Siempre es importante (no recibir goles) porque el margen de error se reduce mucho, sobre todo con este gol de visitante que te da un factor importante en caso de empate. Nosotros vamos a pensar en hacer nuestro mejor juego, en que se vea un Cruz Azul intenso, agresivo y seguro, y después vamos a ver cómo se presenta el partido", indicó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Luego de haber enfrentado a una artillería peligrosa como la de Morelia, donde tuvieron algunas complicaciones para nulificar al chileno Héctor Raúl Mancilla y a los ecuatorianos Joao Rojas y Jefferson Montero.

Ahora, la zaga celeste deberá mantener a raya a los colombianos Carlos Darwin Quintero, Daniel Rentería, al estadounidense Hérculez Gómez y al seleccionado nacional Oribe Peralta, de quienes reconoció su peligrosidad.

"Son muy buenos todos, sin duda y no es que lo diga yo, lo han demostrado todo el campeonato. Santos es un gran equipo, muy completo, esperemos a ver cómo sale todo".

Admitió el zaguero sudamericano que será necesario hacerles un marcaje muy pegajoso pues "tenemos que estar muy concentrados, para el partido de vuelta cerrarlo así".

Reconoció que el desgaste físico que tuvieron contra Morelia el domingo anterior fue muy grande porque el cuadro michoacano tuvo la posesión del balón la mayor parte del partido.

Por ello, aseguró que ha sido positivo para el equipo tener un día más de descanso y jugar hasta el jueves para afrontar más completo el encuentro de ida de semifinal en un clima tan caluroso como el de Torreón.

Perea no ve mayor peligrosidad en el plantel lagunero, que ahora jugará con todos sus hombres en, comparación con el que vencieron en la fecha 16, cuando el técnico santista, el portugués Pedro Caixinha, guardó algunos elementos para la final de vuelta de la Liga de Campeones de la Concacaf ante Monterrey, donde cayeron 4-2.

"Santos, más allá de con quiénes jugó ante nosotros, nos la puso muy complicada, estuvo muy cerca de empatarnos a última hora, así que no fue fácil. Además, hablar de titulares y suplentes en estos equipos donde se juega mucho, es delicado, pero nunca sabes qué puede pasar".

Agregó el colombiano "ellos ya tienen equipo completo, nunca sabemos qué puede pasar, pero esperemos que lo que suceda sea 100 por ciento positivo para nosotros".

Notimex