26 de julio de 2013 / 12:00 a.m.

 

Monterrey • Al advertir una preocupación por las diferencias existentes, el Gobierno del Estado y el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública buscarán cabildear con los alcaldes metropolitanos la homologación de los reglamentos de tránsito.

Tras una sesión privada del Consejo, el gobernador Rodrigo Medina informó que el tema se planteará la próxima semana en la reunión que periódicamente sostienen los presidentes municipales con la Secretaría General de Gobierno.

El mandatario sostuvo que dentro de una metrópoli, los municipios no pueden actuar en forma independiente, por lo que se buscará concretar las modificaciones necesarias en este rubro.

"No podemos tapar el sol con un dedo, hay problemas allá afuera como los que usted bien comenta que debemos de intentar resolverlos mediante el diálogo y el acuerdo con los municipios y ver de qué forma podemos ir homologando estas reglas.

"Que nos permitan, o que le permitan más bien a la ciudadanía entender mejor el funcionamiento de nuestras reglas de tránsito en la ciudad, quizá en este momento no tengamos las respuestas a todas las preguntas, pero precisamente para eso va a ser el esfuerzo", precisó.

Alfonso Verde Cuenca, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública, detalló que cada administración designará uno ó dos representantes para integrar una comisión especial que trabajará en la citada homologación.

Uno de los temas a discutir será el costo de las sanciones por conducir bajo los influjos del alcohol, que algunos municipios como San Pedro han transformado en mega multas.

"Se ha convertido verdaderamente en un grave problema en el estado de Nuevo León, principalmente por la pérdida de vidas, como es precisamente en la falta de prevención, en la forma de conducir, la conducción temeraria, el hacerlo a veces en estado inconveniente es que cada uno de los municipios, y es la propuesta", expresó.

En la reunión también se acordó la creación de un Observatorio del Delito, herramienta que medirá la incidencia delictiva y el comportamiento social, pero bajo un enfoque ampliado y estrictamente ciudadano.

Pese a ello, las autoridades descartaron que este compita con el llamado Semáforo del Delito, que ha sido objeto de señalamientos por los alcaldes.

"No se limitará únicamente a ser un medidor del delito, es algo muy importante, o sea, tendrá o abarcará otras situaciones importantes como es, insisto, el comportamiento social (…) cómo va evolucionando el delito o la violencia si es que la hay o no la hay, o también qué es lo que está funcionando y dónde debemos de apretar más", refirió Medina.

El Consejo Ciudadano de Seguridad Pública también reclamó una participación mayor en la capacitación y equipamiento de las policías municipales.

LUIS GARCÍA