4 de septiembre de 2013 / 01:28 a.m.

Oaxaca • En el estado los padres de familia disidentes a la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), anunciaron que reunirán un total de 10 mil firmas para valer un amparo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que permita salvaguardar el derecho a la educación de un total de 950 mil alumnos,-niños y niñas-, que se encuentran desde hace tres semanas sin clases.

Los integrantes de la denominada Coordinadora Estatal de Padres de Familia, entre ellos Luisa García y Alfonso Soriano, advirtieron que apoyados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), buscaran valer su derecho de audiencia ante los tribunales, particularmente ante la Corte para interponer un amparo por la violación sistemática a los derechos de la educación de niños oaxaqueños consagrado en el artículo tercero constitucional, que cometen los docentes en protesta en la Ciudad de México.

Adelantó que se buscarán reunir el mayor número de firmas ciudadanas, el record es obtener poco más de 10 mil en el caso de Oaxaca. "Vamos a recorrer todos los municipios, escuela por escuela y si estamos en la posibilidad haríamos valer nuestro recurso esta misma semana".

Mencionó que se buscará valer el mismo alegato ante la UNICEF y la Unesco, que son organismos de la ONU.

"Ellos saben que es irreversible la reforma educativa, sin embargo, siguen insistiendo en mantenerse en paro dañando el futuro de miles de oaxaqueños, pero nosotros como padres de familia vamos hacer hasta lo imposible con tal de ya no ser pisoteados".

Los inconformes realizaron una marcha callejera, que justificaron, se vio diezmada a consecuencia de las presiones y amenazas que han recibido de parte de profesores de la sección 22 y sus simpatizantes.

La movilización inicialmente habría reunido a 30 activistas, cuando partió del parque Juárez “El llano”, avanzando hasta el centro histórico donde lograron celebrar un mitin en la plaza central de la Alameda, donde recibieron insultos por parte de algunos docentes paristas.

En tanto, el presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia (AEPF), Efraín Morales Sánchez, dijo que no será como marchas, bloqueo de calles y toma de escuelas como se habrá de lograr que los profesores paristas regresen a las aulas a dar clases, sino presionando al gobierno federal y estatal para que cumpla su responsabilidad en la tutela del derecho a la educación de los alumnos afectados por el paro indefinido.

Indicó que en 35 años de movimiento magisterial en Oaxaca se ha perdido poco más de ocho ciclos escolares, mientras tanto, indicadores de reprobación y deserción escolar son de los más bajos en el país.

Con respecto a los grupos de padres de familia que están marchando y protestando dijo que "hay un sector de padres de familia que están haciendo acciones de tomar las escuelas, están cerrando las escuelas simbólicamente, pero nosotros los convocamos a que revisen el reglamento donde marca claramente que no podemos intervenir en cuestiones administrativas, ni pedagógicas, ni laborales".

"Esto es una responsabilidad del estado ante sus trabajadores para garantizar el artículo tercero constitucional, pero hay muchos personajes o intereses de grupos o partidos que quieren subirse a este problema llevando comparsas por parte de los padres de familia a las escuelas y eso es muy riesgoso".

"Si lo van a hacer deben hacerlo ante un notario, en presencia del presidente municipal para que no incurramos en lo mismo que están haciendo los maestros de cerrar las escuelas arbitrariamente y posteriormente no tener problemas ante los tribunales por la acción arbitraria o ilegal que hagan los padres de familia", concluyó.

OSCAR RODRÍGUEZ Y CAROLINA RIVERA