13 de enero de 2013 / 03:58 p.m.

Monterrey.- Consuelo Morales, directora de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos A.C. manifestó su rechazo al retorno de más fuerzas militares a la ciudad, tal y como lo demanda la dirigencia del PAN y su grupo parlamentario en el Congreso local.

La activista dijo que desde la óptica de los derechos humanos y ciudadana siempre han estado en contra de la militarización de la ciudad.

El viernes pasado, el diputado panista Jesús Hurtado señaló que ante la presunta ineficiencia demostrada por la Fuerza Civil para contrarrestar la violencia, -misma que aseguró, más bien se ha recrudecido-, consideraba necesario que el Gobierno del Estado pidiera más apoyo a la federación.

Hurtado declaró que los integrantes de la bancada de la cual forma parte no coinciden con la postura del procurador de Justicia, Adrián de la Garza, en el sentido de que no se requiere de apoyo federal actualmente, aunque la cifra de muertos se haya elevado producto de la delincuencia organizada, principalmente en este inicio de año.

Consuelo Morales dijo que la posición de CADHAC siempre ha sido por que las labores de prevención, investigación y patrullaje no corra a cargo del Ejército mexicano, sino que se realice por parte de policías y fiscales civiles, lo cual dijo, además de ser una exigencia internacional, es ciudadana, por la experiencia que se tiene en América Latina respecto a esta temática.

GENDARMERÍA, UNA DUDA

Acerca de la propuesta del actual presidente, Enrique Peña Nieto, en el sentido de seguir disminuyendo las fuerzas federales en las ciudades para después sentar las bases para la creación de una nueva gendarmería, manifestó que tienen sus dudas y sus temores al respecto de esta iniciativa.

"Hemos escuchado algunos anuncios, pero no hemos visto nada en concreto. A mí me preocupa de alguna manera que él mencione algo como muy bueno, y considero que es muy bueno, por ejemplo, ir retirando paulatinamente a los militares de las calles.

"Pero también después de eso que dicen ‘voy a retirar a los militares de las calles paulatinamente’, pero vemos que ¿A dónde los va a colocar? no los va a mandar a su lugar de origen.

"No, sino que los va a meter en esa Gendaremería que quiere hacer", recalcó la dirigente de este organismo.

De esta forma, dijo la activista, se corre el riesgo de que a final de cuentas, en lugar de tener policías las ciudades, incluyendo la zona metropolitana de Monterrey, se tendría militares sin los uniformes, pero al final de cuentas con una formación y una concepción de militar de la vida pública.

ALEJANDRO SALAS