19 de marzo de 2013 / 02:46 a.m.

Chilpancingo de los Bravo.- Por culpa de la especulación, el precio de la tonelada del maíz registra una caída de más del 40 por ciento en el mercado nacional, lo que impactará severamente en el nivel de vida de miles de familias guerrerenses que dependen de la producción y comercialización de dicho grano.

Gerardo León Hurtado, integrante del Foro Permanente de Organizaciones Sociales y Campesinas (FPOSC), dio a conocer que este año la tonelada de maíz tiene un precio de solo 2 mil 600 pesos, mientras que en 2012 llegó a venderse en 4 mil 450 pesos.

La disminución es superior al 40 por ciento y las causas de la depreciación son completamente ajenas a los productores.

"“Hay que recordar que ahora dependemos mucho de la Bolsa de Valores de Estados Unidos y México, en el vecino país del norte se especula mucho porque tienen altos niveles de producción de maíz amarillo, que no tiene la calidad de lo que producimos aquí, pero se maneja como si tuviera los mismos estándares y eso nos daña"”, apuntó.

Dijo que tanto el gobierno estatal como el federal, deberían apoyar a los productores locales para generar compran consolidadas, de tal suerte que a pesar de los vaivenes de la especulación financiera, los precios de los granos básicos se mantenga estables.

"“Tienen que hacer algo parea apoyarnos, de lo contrario nos van a seguir poniendo en la madre”", anotó.

Mientras el precio del producto sigue a la baja, el costo de los fertilizantes se incrementa en 35 por ciento cuando menos, lo que ya generó alerta también entre organizaciones como el Foro Permanente.

“"El gobierno federal históricamente ha dicho que Sonora y Sinaloa son los graneros del país, pero nosotros decimos que somos los del sureste los que tendremos que resolver el gran problema de la producción maicera, porque tenemos potencialidades para crecer"”, anotó.

Subrayó el hecho de que en la entidad se siembran 410 mil hectáreas de tierra, incluyendo a las de riego y temporal.

En 2012 hubo una producción de un millón 650 mil toneladas de maíz, de las 1ue 800 mil son suficientes para garantizar el abasto interno y lo demás se puede comercializar.

"“En cuanto a producción estamos bien, lo que hace falta es un gobierno que nos apoye para poder crecer, solo necesitamos que nos garanticen un buen mercado para colocarnos y el trabajo rudo lo hacemos nosotros"”.

Dijo que ante la caída que registra el precio de cada tonelada en el mercado nacional, la administración estatal y federal deben promover acciones que mantengan blindado al sector de la especulación.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN