21 de marzo de 2013 / 01:30 p.m.

Monterrey.- • La Agencia Estatal de Investigaciones capturó a dos sujetos, entre ellos un expolicía, que mantenían atemorizados a habitantes de Apodaca y Guadalupe, debido a que irrumpieron en por lo menos ocho reuniones y fiestas familiares, donde asaltaron a los presentes.

Trascendió que en dos de los asaltos, en los que utilizaron una navaja, una pistola de fulminantes y otra de plástico, los delincuentes abusaron sexualmente de dos mujeres.

Los detenidos fueron identificados como Alexander Padilla Gutiérrez, de 35 años, expolicía de Guadalupe, y Rey David Hernández Díaz, de 25, quienes habitan en la colonia Colinas del Aeropuerto, en Pesquería.

Sin precisarse el lugar, la policía informó que los sujetos fueron capturados el lunes 18 de marzo, cuando tripulaban un automóvil Jetta gris, modelo 1998.

En la unidad ocultaban las armas mencionadas, así como diversos aparatos que obtuvieron al atracar a los asistentes a las fiestas.

Se dio a conocer que en complicidad con otro hombre, estos delincuentes hicieron de las suyas en colonias como Arboledas del Oriente y Jardines del Río, entre otras de Ciudad Guadalupe, así como en Valles de Huinalá y Colinas de San Miguel, por citas algunas ubicadas en el municipio de Apodaca.

Cuatro de los ocho asaltos a fiestas ocurrieron el 31 de diciembre de 2012, además de que en febrero perpetraron otros ilícitos.

Durante algunos de los ilícitos, los “aguafiestas” se desplazaron en un Ford Focus color rojo, en una camioneta Chevroler S-10 y en un ecotaxi Nissan Tsuru.

Padilla Gutiérrez tiene antecedentes por robo con violencia, además de que al momento del arresto tenía pendiente una orden de aprehensión en un juzgado de Guadalupe, por el delito de robo.

Por su parte, Hernández Díaz había sido detenido en 1998 bajo los cargos de robo simple.

Al expolicía se le señala como responsable de por lo menos 10 robos a mano armada en perjuicio de ciudadanos en la vía pública, en aquella misma zona.

Las autoridades recuperaron cuatro computadoras portátiles y dos pantallas, además de otros objetos, como productos de los robos que los individuos llevaron a cabo.

REDACCIÓN